6 Consejos para incluir vídeo como background en tu web

Captura de pantalla 2015-12-29 a la(s) 19.46.48

El dinamismo es uno de los rasgos de vanguardia en diseño web. Casa vez es más habitual encontrar páginas con animaciones integradas, transiciones y contenido audiovisual. El movimiento resulta muy atractivo pero cuando abusamos de él puede convertirse en algo contraproducente. Los backgrounds animados con vídeos integrados pueden resultar muy buena opción, pero no siempre son la solución adecuada por varios motivos.

Si tienes un dilema respecto a utilizar este tipo de backgrounds, a continuación te proponemos algunas ideas y consejos muy útiles para ayudarte a decantarte por la solución más adecuada:

¿Se trata de una moda pasajera?

El diseño web se renueva constantemente y sus cánones van cambiando a lo largo del tiempo. El uso del vídeo no es algo nuevo por supuesto pero sí que está empezando a acaparar los fondos generalmente con títulos de texto superpuestos y un acabado minimalista en la home page.  En realidad no tiene nada de malo que hablemos de una tendencia y que recurramos a esta opción para construir nuestra web. Sin embargo, se hace muy necesario que tengamos en cuenta algunos detalles que son muy importantes para lograr un resultado eficaz. Si tienes un dilema a este respecto trata de responder estas preguntas:

¿Encaja con la marca? ¿Se adapta a la voz y al estilo de tu proyecto?

Nunca olvides que te han contratado y que por lo tanto eres un experto por lo que nadie mejor que tú debe saber si efectivamente esta estrategia comunicativa resulta eficaz y se adapta a la tónica del negocio o cliente. El vídeo que vayas a escoger para ocupar el fondo de la web debe ser muy atractivo y tener un aspecto profesional. Además las imágenes deben estar relacionadas con la imagen global del negocio o al menos presentar elementos que evoquen al tema principal. Al final de lo que se trata es de que otorguemos concordancia y armonía. Ten en cuenta también la paleta de colores.

¿Qué vas a contar? ¿Cómo influirá su incursión en la página web?

Insistimos en que debes planificar bien qué aparecerá, qué deseas contar. De lo que se trata es de que propongas un buen discurso, no necesitamos decir algo que no se haya dicho nunca ni buscar algo inimaginable que impacte al usuario. Es algo más sencillo. Lo que estamos buscando ante todo es prender la mecha, incitar y despertar curiosidad, levantar expectativas. Ponte en la piel del lector y trata de pensar como él. Si le preguntases seguramente te respondería lo siguiente: “Si vas a obligarme a ver este vídeo, espero que al menos sea impresionante. Más te vale que me ayude a entender rápido y de forma entretenida eso que tienes que contarme”. Ahora aplícalo.

La reproducción automática: ¿Es la única alternativa?

Debes saber que la gente tiene aversión literalmente a la reproducción automática ya que acaba resultando como una imposición y esto nunca es bueno. Cuando hablamos de un background puede que resulte más permisible y tolerado pero aún así vigila la disposición de los menús y la estructura de la página a nivel global para que esa primera impresión no resulte demasiado agresiva y acaparadora de la atención del usuario.

¿Sonido? ¡Prohibido!

No hay nada más molesto que estar navegando en la red y entrar en una página que reproduce de forma automática un audio sea del género que sea, sobre todo si estamos escuchando música, escuchando la televisión mientras navegamos o simplemente nos apetece estar en silencio. Se trata casi de una agresión al consumidor y un motivo sin duda para que salgan corriendo de tu página. Sobre todo si has optado por la reproducción automática abandona la idea de incluir sonido, con el componente visual es suficiente (aunque debes tratar de que esas imágenes hablen por sí solas).

Performance

Ten en cuenta que por muy pequeño que sea el vídeo en cuestión puede consumir una gran cantidad de recursos, sobre todo cuando estamos hablando de reproducir un vídeo a pantalla completa de forma predeterminada y necesitamos que el archivo en cuestión sea de alta calidad (más que nada porque si no lo es, la imagen de nuestra web será bastante mala y vergonzosa). Esto puede interferir en la usabilidad, fluidez y rapidez de carga de tu página por lo que puede convertirse en otro motivo para que tus usuarios la abandonen. Sin embargo existen alternativas como por ejemplo que el vídeo se cargue sólo cuando se haya cargado el resto de la página. También puedes recurrir a otros trucos para reducir de forma interesante el tamaño del vídeo y mantener la calidad visual de tu home page como la compresión extrema, la modalidad streaming, la edición del vídeo y su conversión a escala de grises, la superposición de elementos estáticos e imágenes en formato PNG, aplicar un efecto de desenfoque…

Ancho de banda

En cualquier caso sí que te diré que es IMPRESCINDIBLE que no subas tu vídeo a tu servidor como archivo y lo alojes en otro lugar como Youtube o Vimeo puesto que esto sí que consumirá una grandísima cantidad de recursos de forma inútil.

En cualquier caso te recomiendo que medites y planifiques bien tu diseño y estructures bien los contenidos. Es algo que merece un tiempo de reflexión. ¿Tienes alguna duda o pregunta? ¡Déjame un comentario!


Un comentario

  1.   elvis71 dijo

    Magnífico artículo, es cierto que, encaje o no, si es tendencia se mete y punto, y en muy contadas ocasiones encuentro excusa para el video de fondo (eso sí, cuando está bien hecho es un lujo). Lo del audio es de libro, es escuchar algo y cerrar la página en un abrir y cerrar de ojos.

    Me quedo con lo del ancho de banda y la subida del video, te come los recursos por los pies.

    Un saludo.

Escribe un comentario