Los paisajes marinos al óleo de Iván Aivazovski

Ivan Aivazovski

Hay ciertos artistas o pintores que encuentran en su carrera o vida artística a un elemento en común y por el que profesan una predilección muy especial. Van Gogh y sus girasoles es uno de los ejemplos a los que podemos acudir de forma rápida para encontrar una máxima en ciertos pintores sino casi decir que en muchos.

La semana pasada recordé un pintor húngaro hiperrealista que tuvo a la figura de la mujer como el tema recurrente en mucha parte de su obra. Algo que sucede con Iván Aivazovski en su devoción por las marinas y esos paisajes donde la línea del horizonte es dibujada por un mar u océano infinito.

Aivazovski es un pintor armenio-ruso que a finales del siglo XIX pintó unas obras de enorme calidad de paisajes marinos que dan la sensación de poder sumergirse en esa ola que está a punto de caer sobre uno de los laterales de esos navíos que se enfrentaban a lo tempestivo de las tormentas.

Ivan Aivazovski

Una obra en la que se mezcla el poder del mar y unos cielos que esculpen una simbiosis perfecta, donde el azul es el color predominante para pasarse a los tonos más oscuros y claros, o impregnarse con el amarillo que da los tonos más verdosos en ciertos momentos del día donde la claridad del agua da paso a lo templado y relajado de un mar tranquilo en sus aguas.

Ivan Aivazovski

Un pintor que obtuvo el reconocimiento general por su capacidad para recrear con una calidad sublime el poder de la naturaleza y de los océanos en su máximo apogeo, que es cuando la tormenta convierte esas corrientes en peligrosas olas de muchos metros de altura.

Ivan Aivazovski

Un excelente pintor que compartimos desde estas líneas con unas cuantas de sus obras que muestran esa pasión por el mar, su tranquilidad y su fiereza.


Un comentario

  1. ESTA MUY BUENO ESA IMAGEN

Escribe un comentario