Perfiles de color de monitor

Como ya hemos visto en capítulos anteriores,  el color es la base de cualquier diseño y no está de más aprender a utilizar los perfiles de color, ya que son los que los contienen. Como ya hemos dicho existen RGB, CMYK pero hay muchos más y se pueden personalizar. Lo primero que sería importante destacar es en qué se diferencian a modo general entre ellos. Pues cada perfil de color tiene un esquema de colores distinto que interpreta a su forma la información que recibe, unos tienen una gama de colores más amplia, que puede interpretar más diferencias tonales, dependiendo de los parámetros en los que se base, saturación, luminosidad u otros. Otra de las diferencias depende del sistema que los va a interpretar, si son perfiles de un dispositivo de entrada, monitor o salida.

Captura del pantalla de Photoshop

Captura del pantalla de Photoshop

Nos vamos a centrar en los que tiene el monitor o programas como por ejemplo Photoshop, para quienes se hayan comprado una pantalla aprovechando alguna oferta tendrán primero que calibrarla. Por ejemplo, los perfiles de colores que ofrecen una mayor gama tonal de entre estos son ColorLab, después RGB y uno de los que menos el SRGB. Es importante conocer cuáles son las capacidades cromáticas de estos para que la imagen no pierda calidad y obliguemos a que se haga una interpretación de los colores que no sería exacta. A hechos efectivos lo que podemos encontrar es una variación tonal inesperada al cambiar de monitor o ya únicamente con el sistema de lectura, véase una web como flickr u otro programa. Cuanta mayor gama tonal pueda abarcar el perfil más difícil será de controlar, por eso es siempre recomendable utilizar uno medio como sería RGB, sobre todo con programas de retoque como Photoshop. Es un perfil de calidad y que permite flexibilidad a la hora de retocar. Sin embargo cuando necesitamos que esa imagen sea interpretada por un explorador va a superar con creces la capacidad del explorador, y puede que no interprete correctamente los mandos de color que le han sido otorgados a la imagen. Por ello es siempre mejor convertir la imagen de RGB a un perfil de color más modesto que vaya a poder ser leído con más exactitud, para no encontrarse con sorpresas. Y ahí es donde entra el último, SRGB, que es el que tienen por defecto dispositivos de entrada como las cámaras digitales compactas, cuyas imágenes no hará falta convertir ni a la hora de retocar, ni de exportar a otro dispositivo digital. Si se trata de trasladarla a un dispositivo de salida ya es otro tema que trataremos en siguientes capítulos.

Packs de recursos a precios increíbles
Aprovecha la ocasión y hazte con alguno de estos packs con recursos de calidad para profesionales, ahora a precios muy rebajados:
Pack rebajado un 99%1000 fotos rebajadas un 64%

Escribe un comentario