10 Derechos fundamentales del diseñador gráfico

derechos-diseño-grafico0

El trabajo de un diseñador gráfico es muy bello, tremendamente enriquecedor y motivador. Sin embargo es un tipo de trabajo que cuenta con ciertas debilidades, puntos débiles que nos afectan y que pueden derivar en una mala praxis, en una experiencia negativa y en un modus operandi que juegue en nuestra contra hasta el punto de hacernos aborrecer esta profesión. Por eso me gustaría compartir con vosotros una pequeña iniciativa que ha llevado la web Basekit para reivindicar de alguna manera los derechos fundamentales que un diseñador gráfico debe exigir ante cualquier trabajo o proyecto.

En total son diez derechos y cada uno de ellos tiene su razón de ser, su lógica. Ser diseñador gráfico nunca debería ser sinónimo de explotación, desvalorización o falta de rigor. Sobre todo para aquellos nuevos diseñadores que están acabando sus estudios o lanzándose al mercado laboral por primera vez, este listado es muy útil. Aquí encontrarás de una forma muy concisa qué tipo de cosas mereces y te corresponden por el simple hecho de ser un diseñador gráfico, por dedicarte al mundo de la imagen y por prestar un trabajo útil, valioso y de calidad. Procura no ceder demasiado en este tipo de puntos y no olvides que aceptando trabajos y condiciones abusivas no sólo te perjudicas a ti mismo, sino que nos perjudicas a todos los demás. Es un hecho que si todos los nuevos diseñadores que salen al mundo laboral cobran un logotipo por 20 euros (no sería tan extraño), irremediablemente se acabará desvalorizando el precio de los logotipos y afectará de lleno a todo el sector. Simplemente se trata de valorar lo que hacemos, cuidarlo y defenderlo con dignidad.

derechos-diseño-grafico

En nuestro centro de estudios practicamos con marcas tanto ficticias como reales y siempre se nos presenta un briefing con la suficiente información para poder crear una estrategia de diseño adecuada y certera para la empresa en cuestión. Es importante que contemos con una información mínima de la empresa, la identidad de la misma, los valores, lo que busca y qué pretende ser con la mayor concisión que sea posible. Sin embargo cuando abandonamos las aulas esto se convierte en todo un lujo y en algo que no es para nada habitual, sobre todo si no trabajamos para grandes empresas (que es lo más habitual). En la mayoría de los casos (sobre todo al comienzo de nuestra trayectoria) nos encontraremos con un cliente que ha montado un negocio de pequeñas dimensiones  y recurre a nosotros diciéndonos que necesita un logotipo y unas tarjetas de visita. Desgraciadamente éste va a ser el único briefing con el que cuentes, quizá con un poco de suerte él te hable un poco del negocio pero sin entrar en detalles lo que te obligará a confeccionar tú mismo el briefing con una carencia de información enorme que se reflejará en tu trabajo final. Es un problema muy común en el diseñador gráfico actual y que debe ser corregido. El cliente debe saber qué necesidades tenemos, qué es un briefing. Debe concienciarse y de alguna manera debemos educarlo.

derechos-diseño-grafico1

Esto es un punto muy importante. En el momento en que desarrolles tu presupuesto, debes pedir SIEMPRE un tanto por ciento por adelantado. Necesitamos una especie de garantía un pacto sellado con un adelanto junto con un contrato firmado es la mayor garantía con la que podemos contar. Vas a emplear tiempo, esfuerzo y dedicación en tu proyecto, por lo que deberás tener mucho cuidado. Aunque no es lo habitual, sí que pueden darse malentendidos bastante desagradables y totalmente innecesarios.

derechos-diseño-grafico2

Desde el momento en que firmamos un proyecto hasta que recibimos el material de trabajo o los documentos pertinentes, puede pasar más tiempo del razonable. Conozco casos en los que se ha hecho llegar el material de trabajo dos días antes de la fecha de entrega y esto debe evitarse. De esta manera obtenemos un trabajo forzado y donde impera el estrés, algo que en ningún caso repercutirá positivamente en el trabajo final.

derechos-diseño-grafico3

Este tema puede resultar bastante problemático sobre todo para los trabajadores freelance. Para calcular el precio que deberás establecer por hora puedes recurrir a herramientas muy útiles en la red como por ejemplo Cuanto Cobrar, Calculadora Freelance o Calkulator.

derechos-diseño-grafico4

Puede darse en algunas ocasiones así que hay que andarse con pies de plomo. Procura establecer esta condición en una de las cláusulas del contrato. En cualquier caso tú has ofrecido un servicio y has desempeñado un trabajo que debe ser valorado. Que el proyecto haya sido cancelado finalmente es algo que no te incumbe a ti directamente.

derechos-diseño-grafico5

Es menos frecuente aunque también puede darse. Un proyecto determinado puede requerir desplazamientos y gastos adicionales que lógicamente no deben correr a tu cargo.

derechos-diseño-grafico6

No resultará raro que el cliente sea bastante exigente y no quede satisfecho fácilmente, esto dentro de lo que cabe es algo bueno pero hay unos límites que no se deben traspasar. Hacer modificaciones, cambios y revisiones es tiempo de trabajo por lo que debemos aprender a dosificar. Si no ponemos un límite en este tipo de cosas al final indirectamente volvemos a desvalorizar nuestro trabajo.

derechos-diseño-grafico7

Uno de los puntos más importantes en el desempeño de nuestro empleo es el feedback entre nuestro cliente y nosotros. Será importante que contemos con reuniones donde tengamos oportunidad de  intercambiar información. Debemos ofrecer consejos al cliente que se adapten a su situación y sus necesidades y también debemos crear un ambiente de confianza en donde él pueda expresarse con la mayor precisión que le sea posible. Estas reuniones (dependiendo de cómo sean y durante cuánto tiempo) deberán suponer complementos en el presupuesto final. Al fin y al cabo se trata de tiempo que estamos dedicando a un proyecto.

derechos-diseño-grafico8

Antes de firmar un proyecto deberemos establecer las condiciones en que el contrato estará vigente y las condiciones en las que no lo estará. Esto es básico.

¿Necesitas contratar un hosting para tu web?
En SiteGround tienes disponible una amplia oferta de hostings para todo tipo de bolsillos y necesidades. Encuentra el hosting que estás buscando al mejor precio, con las últimas tecnologías en velocidad y seguridad web y soporte en español 24h:
HostingHosting WordPress

6 comentarios

  1.   Artemio Estrella dijo

    Basura, están promoviendo aún más la degradación del diseñador gráfico. No soy diseñador gráfico, soy informático, ambas son profesiones que se manejan de forma similar.

    Exigir esos derechos, es ceder la responsabilidad al cliente sobre el bienestar de ustedes mismos.

    Para comenzar, todo diseño se debe fundamentar en una proyección. Si el diseñador es bueno y cuenta con experiencia, sabrá proyectar con un grado de precisión muy acertado.

    El proyecto (recursos, humanos y materiales, + tiempo) determinará el costo y el precio de los servicios.

    ¿Horas extras?, depende, ¿el tiempo extra es por culpa de una mala definición del cliente o por falta de competencia?, eso lo determinarán los documentos previos debidamente firmados por ambas partes.

    ¿Contar reuniones de trabajo como horas trabajadas?, mal, las reuniones de trabajo ya deben de estar contempladas dentro del proyecto.

    ¿Limitar el número de revisiones y cambios?, esto lo define el diseñador al momento de definir el proyecto. Los cambios, en un proyecto, se llaman “cambios de alcance” y se presupuestan por aparte.

    Exigir “derechos” es la vía equivocada, porque se los juro: nadie se los va a otorgar.

    El fin de semana pasado fui con un carpintero, que hace trabajos excelentes, a buen precio y es muy demandado (solicitado). Me pidió un anticipo, me dijo que el trabajo iba a entra en la cola de trabajos (aunque el tiempo de elaboración se lleve 3 días, la entrega en realidad iba a ser en 2 semanas) y se dejó bien estipulado la especificación de mi pedido en un documento. ¿Yo le otorgué esos derechos al carpintero? ¡NO, el carpintero expuso sus condiciones!, así de sencillo.

    ¡Saludos!

  2.   IvanDC dijo

    el #10 es una CARETEADA

  3.   Pablo dijo

    @artemio, yo soy diseñador y comparto 100% tu comentario. El primer paso es saber internamente que es una profesión como cualquier otra, y que depende de cada uno poner las condiciones. Estos “derechos” son solo excusas para no confrontar en un mundo comercial. No es malo, discutir, exigir y hasta decir no con un cliente, es parte de la negociación. Los derechos son para otras cosas o para gente que no puede tomar decisiones. Me quedo con tu frase:
    “Exigir esos derechos, es ceder la responsabilidad al cliente sobre el bienestar de ustedes mismos.”

  4.   Marlene Camus dijo

    Trabajo como diseñadora freelancer y aplico esos principios para optimizar tiempos sobre todo. Pueden revisar algunos de mis trabajos en mi sitio web http://www.marlenecamus.com

  5.   Astrid Rangel dijo

    Tanto como Derechos de los Diseñadores no, porque ciertamente si te pones muy exigente, el cliente puede irse con otro que lo haga más fácil, ahora bien, si me parece adecuado como orientación, en especial para los nuevos diseñadores, que al ser egresados no tienen ideas claras y desvalorizan su trabajo aceptando las condiciones de los clientes, sin tener las suyas propias.

    Considero este artículo como herramienta para organizar tus condiciones de servicios, cuanto tiempo vas a dedicar a un proyecto, que costos incluirá (Traslados, cambios, etc) son cosas a considerar al momento de indicar un presupuesto, que en mi caso, al iniciar mi desarrollo como Diseñador Freelance no tenia idea, y terminaba regalando mi trabajo, o yendo hasta el cliente sin cobrarle extra ni nada.

    Ciertamente hay que tener sus parámetros como Diseñador y “darse su puesto” ante el cliente…

  6.   ceslava dijo

    Hola a tod@s,

    Soy el autor de este decálogo que redacté en 2010 para Basekit y que en 2012 transformaron en una campaña más visual. http://ceslava.com/blog/los-derechos-del-disenador-derechosdisenadores/

    Entiendo que tengáis reticencias para aceptar este decálogo como derechos que deben pertenecer al cliente, la idea de concepto es otra, es la de sentar unas bases comunes en nuestra profesión, sobre todo cuando la ejercemos como freelance. Somos nosotros los que debemos actuar de forma profesional frente al cliente, defender estas bases educará al cliente que por inexperiencia piensa que un freelance trabaja de sol a sol, asiste a cuantas reuniones estime, etc, etc. Lógicamente tras una experiencia ninguno caemos en dejarnos llevar al dictado del cliente, sabemos que en un contrato debemos especificar al detalle cada proyecto. Desgraciadamente no todos los que empiezan tienen esto claro y pensamos que estos “derechos no escritos” deberían transmitirse para defender una profesión bastante competitiva, con mucho intrusismo y sin corporativismo.

    Os dejo lo que escribí en su día: http://ceslava.com/blog/los-10-derechos-de-los-diseadores-frente-a-sus-clientes/

    En las relaciones diseñador – cliente suele perder el 1º en cuanto a número. La soledad del diseñador freelance frente a sus clientes no debe hacernos débiles. Los derechos de los trabajadores no se rigen por el nº de empleados de una empresa. Está en nuestra mano defenderlos y sobre todo establecerlos de forma inequí­voca desde el comienzo de una relación laboral.

    Muchos de estos derechos son extrapolables a otras profesiones: fotógrafos, programadores, escritores, actores, etc. Todos los que proveemos de servicios de forma autónoma estamos muy poco protegidos por los poderes públicos.

    El mayor problema ocurre porque en esta transacción el pago se realiza normalmente después de haberse realizado el servicio. Intentamos que ese después sea inmediato como en un taxi o en pocos dí­as como en los pagos de una tarjeta de crédito. Lo que no debemos permitir es que por la simple razón de que ellos pueden pagar después debamos aceptar cualquier cosa durante el proceso: como una callada por respuesta o una factura impagada.

    En el artí­culo no hablo de la ética del diseñador, de sus derechos creativos, no aludo al famoso Manifiesto “The first things first” de 1964 o a su revisión del año 2000,

    De forma no dogmática y en una carta abierta comento 10 derechos que creo que debemos defender los diseñadores ante nuestros clientes.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *