10 ejemplos sorprendentes de publicidad subliminal

publicidad-subliminal

El publicista se lanza a la piscina en cada unas de sus propuestas, con la consiguiente inversión publicitaria y el trabajo pertinente. Pero hay muchas veces donde una campaña publicitaria no obtiene éxito, no se consigue llegar al objetivo planteado y nuestro público objetivo parece salir airoso de nuestro ejercicio persuasivo.

Es en esta clase de situaciones donde los límites con la moral comienzan a tambalearse y se procede a técnicas de dudosa legalidad y que tienen un caracter abusivo contra el público y el usuario, pues no hace otra cosa que manipular. Como seguramente sabréis hay muchos tipos de publicidad subliminal, desde publicidad velada o que el usuario no percibe pero sí que tiene el poder de ejercer influencia sobre él y su voluntad (esta sí que está penada por la ley) y por otro lado una publicidad que está a la vista de todos pero que en su propuesta, cartel, diseño o incluso logotipo nos envía mensajes subyacentes que nos hacen asociar la marca a algo.

Como público, somos diferentes. Tenemos nuestras preferencias personalizadas y hay diferentes grupúsculos dentro de la sociedad. Esta fragmentación obviamente dificulta mucho la tarea a los publicistas ya que su objetivo es llegar a la mayor cantidad de personas y quedar impresos en la memoria de la opinión pública. De este modo, es normal que se recurra a preferencias universales, instintos primitivos y primarios como el sexo, el hambre, la sed…

A este respecto quería mostraros esta recopilación de diez anuncios con simbología sexual en su mayoría. Como podrás ver, la simbología fálica esta muy muy presente en todas las propuestas. En ocasiones es más visible, en otras menos… pero realmente sigue siendo una técnica que por lo menos a mí, me parece sucia, contaminante y amoral, y obviamente no porque se refleje el acto sexual, que es un acto natural, sino por el abuso. En mi opinión lo veo como un acto de manipulación que transgrede las barreras de lo correcto, por el propio hecho de que en la mayoría de los casos el usuario no es consciente de lo que está recibiendo. Pero como siempre decimos, para gustos los colores.

 

publicidad-subliminal
publicidad-subliminal-1

 

publicidad-subliminal-2

 

publicidad-subliminal-3

 

publicidad-subliminal-4

 

publicidad-subliminal-5

 

publicidad-subliminal-6

 

publicidad-subliminal-7

 

publicidad-subliminal-8

 

publicidad-subliminal-9


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *