12 Alternativas a Comic Sans que todo diseñador debe conocer

Comics Sans está destinada a ser el eterno debate entre los diseñadores, es una realidad. La creación de Vincent Connare se expandió como la pólvora entre los creadores de contenidos y pronto estalló la polémica. Se desarrollaron dos bandos antagónicos: Los amantes y defensores de la fuente y los verdugos que exigían su asesinato sin más miramientos y por el bien de la comunidad creativa. Hasta el día de hoy la guerra continúa y en algunos sentidos parece que la fuente está siendo motivo de descrédito o impopularidad para todos los diseñadores que se atreven a trabajar con ella.

Una compañera nos ha dejado un comentario en el artículo que habla sobre tipografía en diseño web pidiendo algunas alternativas a Comics Sans más respetables. Estoy seguro de que muchos de vosotros también estáis interesados en encontrar soluciones distintas a esta fuente, así que en el artículo de hoy os voy a proponer una selección de 12 tipografías que tienen un carácter muy similar y gozan de una mejor reputación:

  • Comic Neue
  • Chalkboard 
  •  Caflisch Script Pro
  • Zapfino
  • Bradley Hand
  • Delius 
  • Rollerscript
  • HarabaraHand
  • Kosmik
  • Pacífico
  • Rancho
  • Qarmic Sans

 

Pero espera un momento… ¿de dónde nace tanto odio hacia Comics Sans?

Empecemos por el principio, es decir, vayámonos a 1995, año en que se estrenó Windows 95 y se convirtió en un fenómeno social. Por aquel entonces la propuesta de Vincent Connare había sido rechazada en un primer momento del catálogo tipográfico del sistema operativo, pero finalmente fue aceptada. Se dieron las circunstancias oportunas para que nuestra amiga se convirtiese en la tipografía quizá más famosa de la historia. Entre aquel catálogo de fuentes no había muchas más alternativas emocionales por decirlo de alguna manera. Todas las propuestas que había eran de tipo serio, científico y técnico, en definitiva aburridas para muchos usuarios. Recordemos que hacia los finales de los noventa se produjo la implementación del ordenador en los domicilios familiares. Millones y millones de personas iban a tener la oportunidad de escoger una fuente entre un catálogo por primera vez… ¡Aquí vino el verdadero desastre! Yo mismo me pasaba mis largos ratos frente a la pantalla, jugando con Paint o creando invitaciones de fiestas imaginarias, y es que ¿Para qué niño de aquel entonces Comics Sans iba a pasar desapercibida? ¡Para ninguno! Además es que hay que admitir también que entre aquellos rivales (Times New Roman nunca fue la mejor opción para crear flyers y lo sabéis), Comics Sans tenía el éxito asegurado y de hecho se convirtió en todo un fenómeno.

El ejemplo más gráfico de la aversión contra la inocente fuente

El hecho que voy a relatar a continuación es probablemente el mejor ejemplo de lo que estamos hablando. Tendremos que avanzar un poco en el tiempo, más concretamente hasta 2010 (ni más ni menos que 15 años después del nacimiento de nuestra ¿querida? fuente). LeBron James, un famoso jugador de baloncesto decidió abandonar el equipo de su ciudad natal para ingresar en el de Miami Heat. La noticia ya de por sí era un auténtico pepinazo, pero fue eclipsada por otro motivo de discusión pública más polémico aún. Ya sabéis por donde voy, no se os escapa una. Resulta que este jugador decidió hacer pública esta noticia tan radical en su blog con la fuente Comics Sans. A partir de ese momento ni equipo, ni baloncesto, ni abandono, ni fichaje… “LeBron James resucita Comics Sans” aparecía en los titulares de los grandes medios. El resultado fue un trending topic mundial en Twitter y las redes sociales ardiendo con el tema. Estamos hablando de palabras mayores.

Entonces… ¿usar Comics Sans me convierte en un mal diseñador?

Yo personalmente considero que se trata de una tipografía que puede ser empleada con un buen acabado en composiciones de cierto tipo como por ejemplo cómics. Lo que generalmente suele fallar es el uso que se hace de la fuente. No considero que sea una tipografía errónea o con un diseño nefasto (aunque sí es verdad que la falta de kerning es un punto que va en su contra). Lo que creo es que su campo de exhibición está muy reducido a unos escenarios muy bien delimitados. Al fin y al cabo de lo que se trata es de aprender a desarrollar nuestra sensibilidad a la hora de aplicar nuestras fuentes e integrarlas en nuestros diseños. Las tipografías son otra manifestación creativa y por sí mismas incluyen un mensaje, una vibración y unas connotaciones. Personalmente, sigo sin comprender cómo muchas personas utilizan Comics Sans para redactar denuncias, escritos legales o incluso epitafios (casi es como si un payaso enterrase al difunto en cuestión). Quizá las prisas, el estrés, la falta de interés en el resultado estético… Puede haber muchas razones, pero no por ello deja de ser un despropósito estético y semántico incluso, casi diría que una contradicción.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.