8 razones para contratar a un Freelance en lugar de una agencia

FREELANCE

¿Qué diferencia hay entre decantarse por un diseñador freelance y una agencia o una empresa de mediano tamaño? ¿Cuál de estas dos opciones te compensa más? ¿Es cierto que las empresas proporcionan mayor nivel de profesionalidad? ¿A qué casos queda limitado el freelance? ¿Cómo afecta todo esto a tu presupuesto inicial? Hoy hablaremos de ello y rescataremos de nuestro rincón de reflexión nada más y nada menos que ocho razones por las que los clientes deben apostar por los diseñadores freelance.

¿Tú eres una empresa? ¿O eres un diseñador freelance? Seas quien seas y trabajes en la modalidad que trabajes, recuerda que puedes dejarnos un comentario y contarnos tu experiencia y tu perspectiva a este respecto. Lo que está claro es que ambas posibilidades son adecuadas, pero… ¿Cuál merece más la pena y cuándo la merece?

Un Freelance suele embarcarse por completo en tus proyectos

Esto tiene mucho sentido, sobre todo porque el freelance nos da la oportunidad de establecer una relación más íntima, de tú a tú, sin intermediarios por lo que las necesidades del proyecto quedarán absolutamente claros. De hecho, este es uno de los puntos en contra que tienen las grandes agencias: El cliente suele tener menor capacidad de decisión para plantear o exponer sus ideas o para participar de alguna manera en el proyecto a desarrollar.

 

Cuestión de disponibilidad

Siempre es recomendable tener a un trabajador freelance dentro de tu agenda de contratos. La flexibilidad que te puede proporcionar el diseñador gráfico es invaluable, sobre todo en términos de tiempo. Es casi seguro que a lo largo de tu trayectoria te encuentres con algún inconevienente, contratiempo o emergencia indeseados. Si crees que una agencia va a tener sus puertas abiertas en cualquier momento y de forma inmediata, vas algo equivocado. Si un domingo a las 12 de la mañana te surge algún problema o necesidad emergente para un proyecto inminente, no cuentes con la atención inmediata de una agencia. Sin embargo, el diseñador freelance seguramente esté disponible y con ganas de trabajar.

 

Atención absoluta

Ten en cuenta que las grandes firmas tienen que lidiar a menudo con varios proyectos de forma simultánea con la consiguiente rotación de personal. Por ello, el diseñador freelance será incomparable con las grandes agencias sobre todo en términos de tratamiento y profundización en tus proyectos. Será una relación mucho más personalizada y un intercambio que no acabará hasta que tú te quedes totalmente satisfecho. Si contratas a un freelance, ten por seguro que dedicará todas sus herramientas de lleno en tu proyecto.

 

Línea comunicativa clara y directa

¿Tienes algún problema o duda? Si contratas a un freelance con descolgar el teléfono o redactar un email tendrás contacto directo con el responsable único de tu proyecto. Sin embargo en una agencia suele haber varios niveles, un departamente delegará en otro en según qué áreas, por lo que sentirás que tienes más control sobre el proyecto y confianza en el proceso.

 

Un freelance cuenta con una valiosa experiencia

Generalmente el diseñador freelance pasó por varias empresas y agencias antes de convertirse en autónomo, por lo tanto tiene una gran capacidad y trayectoria a sus espaldas. Si trabajas con un freelance que ha sido “carne de agencia“, seguramente estés contratando a alguien que conoce los procedimientos que utilizan en las agencias y empresas. Además, un freelance cuenta con una grandísima libertad creativa, al contrario que las grandes agencias, que cuentan con manuales de procesos poco flexibles y por ello la innovación se produce con mayor dificultad. Por otro lado el freelance siempre está abierto a encontrar la solución más moderna pues suele estar al tanto de las tendencias en su sector.

 

Cuando una agencia no puede o no sabe, llama al Freelance

Los departamentos de diseño de las grandes firmas se conforman regularmente por un par de diseñadores profesionales y un ejército de becarios, estudiantes y primerizos. Cuando el agua llega a desbordar el vaso, no queda mas remedio que sub-contratar a un freelance. Y esto tendrá consecuencias económicas para ti, puesto que tú como cliente deberás pagar los honorarios del “refuerzo” más el coste regular de la agencia.

 

Un freelance sólo te va a cobrar por tu diseño

Ten en cuenta que en una agencia el proceso está dividido en fases y áreas por lo que a la hora de realizar el pago no sólo pagarás al diseñador, sino que pagarás al diseñador de concepto o creativo, la comisión del vendedor y otros enlaces. Una empresa debe hacer frente a gastos como las instalaciones y otros gastos insertos en el complejo empresarial, sin embargo a un freelance sólo y exclusivamente le pagarás por su tiempo y esfuerzo sin ningún tipo de añadido.

 

Los freelances aman su trabajo

Es cierto que el freelance cuenta con mayor libertad y se dedica a su trabajo de forma autónoma porque lo desea y ama lo que hace. Sin embargo, a menudo en las empresas y agencias se apelotonan grandes grupos de trabajadores recluidos y especializados en un área concreto. Las motivaciones de estos profesionales suelen ser diferentes y en mayor medida de tipo económicas, por lo que no se embarcan en un proyecto porque les ha enamorado o porque les parece interesante, sino más bien porque su jefe se lo ha impuesto.

¿Necesitas contratar un hosting para tu web?
En SiteGround tienes disponible una amplia oferta de hostings para todo tipo de bolsillos y necesidades. Encuentra el hosting que estás buscando al mejor precio, con las últimas tecnologías en velocidad y seguridad web y soporte en español 24h:
HostingHosting WordPress

2 comentarios

  1.   Hector Lopez dijo

    Muy acertado el artículo Fran y muy de acuerdo en la mayoría de puntos menos en el de la disponibilidad. Ya que bajo mi punto de vistas a los clientes hay que educarlos un poco ya que todos tenemos derecho a descansar y si un cliente te llama un domingo a las 12 de la mañana seguramente no se hizo una buena planificación de ese proyecto.

  2.   ariannna-gd dijo

    Igualmente estoy de acuerdo con Hector Lopez. Ser diseñador freelance no significa terminar siendo esclavo de nuestros clientes, con lo que quiero decir es que se deben establecer unos límites y acuerdos preliminares al desarrollo del proyecto. Igualmente, la disponibilidad de un freelance es relativa, hay momentos en que estás lleno de trabajo y te toca decir no a lo que viene, y hay otros momentos en que puedes tener toda tu agenda libre, pero esto no significa que debas hacer reuniones los fines de semana porque puedes hacerte cargo de esos proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *