9 pasos para sobrevivir al verano si eres diseñador gráfico

verano

El verano es esa época del año que pide a gritos una desconexión total y un momento de relajación y ocio. Sin embargo no todos los diseñadores tienen la oportunidad de abandonar su lugar de trabajo, o al menos no todo el tiempo que desearían. Es por eso por lo que tenemos que aprender a jugar con nuestros recursos para sobrellevar de la mejor manera posible un verano que trae proyectos y trabajos a corto plazo.

Antes de organizarte debes tener una idea clara: Los momentos de ocio alejados del trabajo son muy importantes y necesarios. Aunque el trabajo (si es un trabajo que nos apasiona) merece nuestra atención, hay otros aspectos de tu vida que debes cuidar y que no debes olvidar. Si tú eres uno de esos diseñadores que por suerte o por desgracia no van a tener las vacaciones que desean, no te preocupes. Hay algunos puntos que puedes tener en cuenta para hacer de tu verano una experiencia algo más ligera y disfrutable. Nuestros compañeros de SleepDays han compartido una serie de consejos para sobrevivir al período estival. Un artículo de lo más interesante y que más de uno necesitamos leer. A continuación compartimos con vosotros esta serie de útiles consejos y alguno más.

 

Que no falte el repelente contra parásitos

Con el verano y las vacaciones, una de las consecuencias más evidentes es la mayor disponibilidad de tiempo libre para la mayoría. Esto deja un espacio muy interesante para una mentalidad y reflexiva y analítica sobre nuestra trayectoria. Por eso no es extraño, que muchas empresas decidan renovar la imagen de sus negocios por lo que es muy común que aparezcan nuevos clientes potenciales a tu alcance. Eso sí, ten mucho cuidado porque un alto porcentaje de estos aprovecharán que estamos en vacaciones para informalizar los encargos y es muy probable que te lo pidan como “favores”. Por eso es muy importante que tengas siempre al alcance de la mano el mejor repelente que existe: Un NO como una catedral. Eso te ayudará a encontrar clientes verdaderamente efectivos.

¡Los proyectos se caducan!

En realidad, importa muy poco la fecha en que iniciemos un proyecto, porque generalmente servirá para motivarnos y abordar nuevos retos. Lo que pasa es que muchas veces pasamos por alto la vida de una idea y un proyecto. Asegúrate de que no alargas de una forma artificial e innecesaria la vida de tus proyectos porque de lo contrario puede que una idea que te sedujo y te pareció brillante acabe por convertirse en tu pesadilla del verano. Si no acabas un proyecto en la fecha adecuada seguramente acabe por producirte dolores de cabeza, náuseas, estrés e incluso insomnio. Generalmente este tipo de circunstancias se agravan cuando te das cuenta de que has empleado todas tus vacaciones en un proyecto que al final no ha salido a flote y más aún cuando simultáneamente sufres la picadura de un parásito veraniego. Un consejo que sí que podríamos darte es que no permitas que tus clientes se pongan más insoportables de la cuenta y antes de formar un contrato asegúrate de que se deja claro cuántos cambios se incluyen en el presupuesto y no dejes que los plazos se vayan alargando e incluyendo nuevas modificaciones, de lo contrario lo puedes pasar mal.

Hasta la mejor de las ideas muere dentro de una cabeza sobre-calentada

Seguramente ningún ser viviente sea consciente de lo que significa llegar a una situación límite hasta que no se queda encerrado dentro de un coche en pleno agosto. El que haya experimentado esto sabrá que es probablemente la peor forma de tortura y una razón sólida para empezar a odiar considerablemente al verano. Sin embargo, esta sensación agobiante y frustrante también puede darse en verano fuera de un coche. Para lograr reproducir esta magnífica experiencia no necesitaremos más que una cabeza adicta al trabajo y emprendedora. No es extraño que los emprendedores encuentren en el verano una época perfecta experimentar un período de crisis. Para evitar esto deberás aprender a desconectar y a tratar de dejar tus ideas y ambiciones a un lado en los momentos de descanso. Cuando salgas a tomar un helado o darte un baño en la playa está totalmente prohibido pensar en posibilidades y líneas de desarrollo dentro de tu proyecto y tu trabajo. Si ignoras esto, lo más probable es que la vida de tu idea y tu proyecto se haga mucho más corta y no sólo eso, pierdas el tiempo de una forma absolutamente inútil o te sientas sin apenas energía.

¡La hidratación es lo más importante!

Con la subida incesante de las temperaturas la cabeza sufre consecuencias indeseadas: Mayor irritabilidad, cansancio, falta de energía… Factores que te convierten en un profesional menos productivo que de costumbre. Por ello, si vas a trabajar incluso durante las horas punta del verano por tus deseos o simplemente porque así se han dado las circunstancias, te recomiendo que quedes con un amigo, te vayas a un lugar refrescante y tomes algún refresco en tus momentos de desconexión. De lo contrario te estarás sometiendo tú mismo a una especie de tortura innecesaria y que sólo te traerá malas sensaciones que inhibirán tu capacidad creadora y tu potencia como diseñador.

Gafas de sol… Imprescindible

Como consecuencia de lo anterior puede que el tiempo de relax pase demasiado deprisa. Puede que si desconectas de esta forma en verano, la tarde fácilmente pase a ser noche y la noche madrugada. De modo, que si esto ocurre, siempre es necesario que tengas al alcance de tu mano unas buenas gafas solares que te permitan esconder el rastro de una noche larga. Si a las gafas de sol le añadimos alguna bebida energética y una ducha, mejor que mejor.

Protege tu piel de los rayos del sol

Hay una tendencia muy común entre los diseñadores gráficos y es que sustituyen sistemáticamente la luz solar por la luz del monitor de un ordenador. Esto, aunque parezca más sano respecto a nuestra piel, lo cierto es que es al contrario, porque es muy probable que mientras que estás trabajando en tus proyectos visites regularmente Facebook y demás redes sociales y entre descanso y descanso vayas viendo más y más fotos de tus conocidos de vacaciones. Que si playas, que si fiestas, que si mojitos… Sabéis de lo que hablo ¿no? Total, que la luz de tu monitor comienza a ser cada vez más y más pegajosa, cada vez más y más peligrosa. Por eso es muy importante que nunca te olvides de la crema solar y lo que ella supone. Póntela y vete de vez en cuando a la playa o a la piscina, aunque sea tres veces al mes. ¿Qué menos que eso para romper con tu rutina de diseñador autobronceado con un LG?

Organízate bien y prevé los atascos

Una de las señas de identidad del verano es la aparición de fechas punta, a veces incluso horas punta. Horas punta para ir a la costa, horas punta para volver… En fin, que esto es importante que lo tengamos en cuenta a la hora de sobrevivir a este verano vayamos de vacaciones literamente o no. Y es que por mucho que no salgas de vacaciones ya sabes por lo que hemos comentado anteriormente, que durante estas fechas es muy probable que aparezca una gran cantidad de clientes potenciales (muchos de ellos parásitos), pero también puede que aparezcan muchos individuos que te encarguen un proyecto que quieren tener listo antes de salir de vacaciones o peor aún, proyectos de mayor densidad que decidan tener en sus manos perfectamente acabados en su regreso. De modo, que es muy importante que programes bien cuáles son las tareas que deberás desarrollar durante estos meses y organices tus momentos de hidratación y descanso de tal forma que tengas garantías de que podrás afrontar todo el trabajo estipulado a la vez que descansas y disfrutas.

Protégete del insomnio veraniego

Lo mejor para protegernos ante las noches en vela es asegurarnos de mantener una buena temperatura tanto en nuestro área de trabajo como en nuestra habitación. Ya tenemos suficiente con trabajar durante una temporada en la que los termómetros se desbordan como para no proteger nuestras ideas de la sensación de estrés. Por muy ajustados que sean los plazos de entrega es de vital importancia que aprendas a distinguir entre el horario laboral y el momento de descansar. Busca alternativas para desconectar, porque de este modo tu sueño será mucho más fácil de alcanzar y además podrás afrontar tu trabajo el día siguiente con mayor energía y predisposición.

Diseña tus vacaciones como mejor sabes

El trabajo es algo importante, pero no lo es menos que tu calidad de vida. Por lo tanto es crucial que dediques tanto tiempo a perfeccionarte como a disfrutar y aprovechar tu tiempo de ocio. El tiempo pasa y lo cierto es que al final por muy excelente que sea el resultado de tu trabajo, no podrá devolverte el tiempo que has invertido en él. Lo ideal sería que no trabajases al menos durante un mes de estos tres meses, pero de no ser posible, trata de hacer planes que te enriquezcan y te hagan sentirte bien y completo. No obvies la oportunidad de vivir nuevas experiencias y desecha todos los proyectos que te sea posible, porque el verano es el momento de disfrutar y descansar porque septiembre y el nuevo año laboral vienen de camino. Necesitas recuperar el contacto contigo mismo y con otras facetas de tu vida. Así que sobre todo, ¡no te obsesiones con el trabajo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *