Arteterapia y mandalas: cómo ser creativos puede ayudarnos a superar el estrés

Monjes budistas y mandalas

«monaci tibetani completano un mandala» by davdenic is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

No hay duda de que los mandalas están de moda pero, ¿qué son realmente? ¿Cuál es su significado?

Se dice que los monjes budistas del Tíbet representan estas figuras geométricas circulares con una densa arena teñida con pigmentos naturales, creada a partir de la trituración de piedras. Utilizan diversos instrumentos para formarlos con precisión, tardando para ello semanas. Este proceso les hace tener presente la idea del aquí y el ahora. Un intrincado trabajo artístico que destruirán al ser finalizado, recordando de esta manera que todo en la vida material es temporal, tiene un inicio y un final. Al ser destruido, la arena es devuelta a su origen, concretamente a algún río, simbolizando el ciclo de la naturaleza.

Pero la figura del mandala va mucho más allá. Las formas concéntricas no solo han sido representadas por el hinduismo y el budismo, también son características de otras religiones y pueblos, como es el caso de las mandorlas y rosetones del cristianismo, las chacanas de los pueblos andinos, los símbolos celtas, etc. ¿Por qué esta tendencia a la representación de estructuras concéntricas?

Según el famoso psicólogo suizo Carl Jung (1875 – 1961), el mandala es tan creado  frecuentemente por el ser humano por ser una forma típica de arquetipo, es decir, un patrón o imagen arcaica universal que deriva del inconsciente colectivo. El círculo es símbolo de perfección y totalidad, representando siempre un centro y una periferia que se crea a partir del centro. De esta forma, tendemos a la realización de mandalas para la regulación de nuestra psique. Es decir, para calmar la mente ansiosa y dispersa, el dibujo de este tipo de patrones hace que se produzca una forma de reorganización y focalización del pensamiento, calmando así las emociones.

Mandalas de colores

«Moleskine10» by Hello Angel Creative is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Esta idea del mandala como un camino geométrico hacia la tranquilidad interior, es utilizada por multitud de psicólogos en la actualidad.

Es destacable el concepto actual de Arteterapia.  Esta terapia se engloba dentro de las conocidas como Terapias artísticas (Arteterapia, Danzaterapia, Musicoterapia, Teatroterapia…), las cuales se basan en la utilización del proceso creativo en una intervención concreta con objetivos terapéuticos, de desarrollo, de rehabilitación, educacionales y un largo etcétera. Lo importante de estas terapias no está en el resultado, sino en el proceso. Como en el caso de los monjes budistas, es una forma de reconectar con el momento presente, además de un modo de expresión emocional y de autoconocimiento.

Pintando mandalas

«Arteterapia e infancia» by cultura social is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

En el caso de la Arteterapia, se utilizan las Artes Plásticas en dichos procesos creativos. Es muy común la creación de mandalas durante las sesiones, así como el colorear los mismos. Está más que estudiado que el proceso creativo genera múltiples beneficios en todo aquel que lo practica, siendo un fuerte reductor del estrés. Una forma de meditación al alcance de todos.

Y ahora que queremos ponernos como locos a dibujar mandalas, ¿por dónde empezamos?

Te aconsejo que dejes volar a tu imaginación, que cojas un bolígrafo o un rotulador y que partas de un centro. A partir de ahí crea capas según vayan viniendo figuras a tu mente. Es importante no obsesionarnos con la perfección y dejarnos llevar a la hora de dibujar. Una vez creado puedes colorearlo con los colores que prefieras, usando lápices, rotuladores o la técnica que más te apetezca. El resultado te sorprenderá y será tu propia y exclusiva creación. En el caso de que no te guste dibujarlos, puedes comprar un libro (hay multitud) y relajarte coloreándolos. Otra forma de disfrutar de los mandalas es la simple observación de los mismos, de todas sus formas y conexiones. Para inspirarte, existen grandes artistas actuales que se dedican a pintar mandalas. Navegando por internet podemos encontrar a miles.

Además, puedes analizar más profundamente qué significado tiene tu mandala según los colores que has empleado. El efecto que el color produce en el ser humano también ha sido ampliamente estudiado.

¿Qué esperas para empezar a dibujar mandalas?


Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   toñi dijo

    La verdad hay que estar tan concentrado al pintarlo que no se puede pensar en otra cosa, y al terminarlo produce satisfacción personal de lo bonito que queda