La guía definitiva de los colores primarios


Los colores son una parte inevitable de nuestro mundo. Todo lo que tocamos, vemos o sentimos tiene color. Además, hemos aprendido a agregar colores a las imágenes durante la escuela secundaria utilizando diversos tipos de colores. Los colores primarios -antes conocidos como colores primitivos- son un modelo idealizado, basado en la respuesta biológica de las células receptoras del ojo humano ante la presencia de ciertas frecuencias de luz y sus interferencias.

Teniendo en cuenta esto, la pregunta siempre es ¿Qué es el color primario? ¿Cuáles lo componen? ¿Hay una mezcla de colores primarios? ¿Varias clases de primarios? ¿Como conseguimos el color marrón? Vamos a contestar esas preguntas en una guía definitiva para que no busques más. Añadiendo todas estas dudas en un mismo artículo

Para que no se te olvide, recuerda tener en tus marcadores este artículo, así podrás recordarlo todo de una vez.

¿Cuáles son los colores primarios?


Cualquier informático, diseñador, iluminador te dirá que RGB o CMYK y ambos se consideran válidos. Pero discrepan en el modo en el que lo veamos.

El color primario, conocido anteriormente como primitivo es aquel que no se puede obtener mediante mezcla de otros colores. Esto viene dado de como vemos a través de los ojos. Y es por ello que tanto la luz como la pigmentación son diferentes. Por eso existe varias dudas acerca de ello. De hecho, antes de conocer estas dos posibilidades divididas por los sectores en los que se reflejan se conocía el RYB (Red, yellow y blue) -Sí, como en la imagen principal. No nos habíamos equivocado-.

Fue el primer concepto de color primario, allá por el siglo XVI y que dio paso al actual CMYK. Y fue sustituido por los productos sintéticos y el avance de la tecnología a través de la informática. Es por ello que ahora no se considera de la familia de colores primarios.

Los colores primarios en luz son el RGB (Rojo, Verde y Azul) y los colores primarios por pigmentación son CMYK (Cyan, Magenta, Amarillo y negro)

Mezcla de colores primarios


Según la pigmentación podemos decir que los colores primarios son CMYK, que traducido sería Cian, Magenta, amarillo y negro. La mezcla de estos colores da como resultado los siguientes colores ya secundarios:
  • Magenta + amarillo = Naranja
  • Cian + amarillo = Verde
  • Cian + magenta = Violeta
  • Cian + magenta + amarillo = Negro

En cuanto a los colores primarios reflejados por luz dariamos las siglas de RGB que traducido sería Rojo, Verde y Azul. Podrían recaer en una mezcla a las siguientes tonalidades de colores secundarios:

  • Verde + azul = Cian
  • Rojo + azul = Magenta
  • Rojo + verde = Amarillo
  • Rojo + azul + verde = Blanco

Podemos observar, la diferencia de la unión de los tres colores primarios del CMYK con la de RGB es que uno acaba en negro y otro acaba en blanco. Lo curioso es que según los dos modelos ideales, ambos esquemas de color tienen una clara correspondencia: los colores secundarios del modelo RGB son los colores primarios de CMYK, y viceversa.

Al menos en teoría, ya que en la práctica no se puede considerar esto de forma literal. Por la composición biológica del ser humano que crea diferentes tonalidades y no se trata de una cualidad de la luz. En definitiva, el color no existe porque sí, es más bien una percepción nuestra de ello.

Rueda de colores primarios


Conocida también como Círculo cromático es una forma de representar en un orden los colores según su tonalidad. Es decir, colocar uno al lado del otro los colores primarios y la mezcla de ellos ocasiona distintas tonalidades (colores secundarios y terciarios). Esto es fácil de explicar hoy día. Debido a que cualquier usuario tiene en su ordenador un programa de edición de fotografía. Mismamente hablamos de Photoshop pero puede ser cualquier otro.

Al clicar sobre la paleta colores, vemos como sucede este círculo cromático. Antiguamente era algo más complejo de ver, Newton ideó la existencia de colores primarios y secundarios y Goethe inventó la primera rueda de colores en 1810. Esta rueda se ha convertido en muchas variaciones, hasta dejar de ser de todo circular y convertirse en dodecagramas. Charles Blanc en 1867 los creó y se podía visualizar de manera muy diferente.

Como hacer el color marrón con colores primarios


Esta siempre es una tarea complicada para todos aquellos que comienzan a pintar. Reitero que es fácil encontrar el código hexagonal o RGB en google y escribirlo en Photoshop. Pero esto no es tan fácil en la mezcla natural de colores y conseguir esta tonalidad.

Teniendo en cuenta que el marrón no es un color, porque no forma parte del espectro de la luz. Es una combinación de colores, que se puede conseguir de distintas formas. Es por eso que debes tener en cuenta qué tono de marrón es el que quieres obtener, porque dependiendo de ese tono deberás seguir un camino u otro.

Aparece el RYB nuevamente

Es por ello que antes hemos hablado de esta combinación de colores primarios. Aunque hoy día se diese como obsoleta, es importante conocer que capacidades tiene. En este caso, azul, amarillo y rojo a partes igual más un toque de color blanco. Esta mezcla te dará un resultado de marrón. Ten en cuenta que si no es el tono exacto que buscas, puedes mezclar amarillo para que salga un tono más claro, y cuánto más rojo o azul más oscuro saldrá.

Naranja y Azul

El color naranja, como hemos explicado anteriormente no es un color primario. En ninguna de sus posibilidades (CMYK, RYB, RGB). Es por ello, que vamos a conseguirlo primero de la siguiente manera:

Usamos rojo -bastante rojo- y un 10% de amarillo para conseguir el naranja deseado. Este color lo mezclaremos, ahora si, con un 5% de azul. El cual conseguiremos un marrón chocolate tradicional. Si lo necesitas más oscuro, aumenta el porcentaje de azul y más claro, más porcentaje de naranja. Dependiendo de la necesidad.

Finalmente conseguirlo con Verde y Rojo

Este marrón será más rojizo, como anteriormente con el naranja, el color verde tampoco es primario. Mezcla a partes iguales, amarillo y azul para obtenerlo. Una vez hecha la mezcla añádele, eso sí, poco a poco el rojo. Así verás la evolución del color hacia el marrón en la tonalidad que tú quieras. Cuidado con pasarte, no sea que saltes la tonalidad deseada. Para volver atrás añade verde, pero quizás este no conjugue bien.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.