Cómo entregar un arte final a un cliente de forma correcta

Cómo entregar un arte final a un cliente de forma correcta siempre es toda una batalla para cualquier diseñador/artista. La mayoría de las veces solemos tener errores que nos vuelven locos por eso es necesario tener una serie de apuntes clave a la hora de hacer esto. Cómo entregar un arte final a un cliente o en su defecto a una imprenta de tal manera que consigamos que el trabajo salga a la luz lo más fidedigno a nuestro diseño digital.

Aprende a trabajar con el cliente de tal manera que ambos puedan comunicarse de forma correcta, conoce aspectos fundamentales necesarios para enviar un diseño a imprenta, crea una lista para chequear posibles errores y poder corregirlos a tiempo. Poco a poco los errores disminuirán y el ritmo de trabajo será más fluido si vamos corrigiendo los fallos en cada nuevo proyecto gráfico. 

Lo primero que tenemos que saber cuando nos metemos en un proyecto gráfico es tener claro desde el principio que el cliente no es un diseñador, por la tanto debemos tratarlo de una manera que sea cómoda para él evitando usar demasiados tecnicismos técnicos.

Comprender que el cliente no sabe de diseño y que no dispone de programas profesionales es uno de los puntos fundamentales que debemos comprender antes de nada.

El cliente no sabe de formatos, ni de espacios de color, ni de programas, por ese motivo cuando le enviemos un archivo es recomendable hacerlo en formatos que sean legibles de forma rápida y sin la necesidad de tener ningún programa instalado, un buen formato es el JPEG. Este primer contacto nos sirve para enviarle propuestas que aún no son definitivas, por ese motivo podemos enviarle el diseño en JPEG.

Por otro lado tenemos a la imprenta, es aquí donde ya podemos hablar de formatos, soportes, programas y todo tipo de tecnicismos pues ellos son profesionales de las artes gráficas también. A la hora de enviar un arte final a una imprenta debemos de revisar una serie de aspectos técnicos:

  1. Pasar tipografías a curvas
  2. Espacio de color CMYK (color tinta)
  3. Comprobar las dimensiones del documento
  4. Resolución alta en las imágenes
  5. Sangre
  6. Formato de archivo

Estos aspectos técnicos son fundamentales para conseguir un buen resultado en imprenta y no volvernos locos ante posibles errores de última hora. A continuación veremos cómo ir realizando con algunos programas de diseño los pasos mencionados anteriormente.

Pasar la tipografía a curvas es algo fundamental para evitar cambios en la tipografía cuando vamos a enviar un arte final a imprenta, no es nada raro encontrarnos con un una tipografía diferente en nuestro diseño por culpa de este despiste que puede ser corregido en un segundo. Para convertir a curvas el texto en Illustrator solo tenemos que seleccionar todo nuestro texto y en el menú superior presionar la opción texto/crear contornos. Después de hacer esto nuestra tipografía pasará a ser contorno y no tendrás problemas a la hora de mandarlo a imprenta, debemos revisar que el texto es correcto porque desde que lo pasemos a contorno ya no podremos escribir más texto.

El modo de color es algo muy básico en un proyecto gráfico, tenemos que saber que hay dos principales espacios de color:

  1. RGM (color luz / color pantalla)
  2. CMYK (color tinta / impresión)

En base a esto debemos trabajar con el modo de color CMYK si nuestro diseño va a ser llevado a imprenta posteriormente. Podemos comprobar el formato de nuestro diseño y la sangre al mismo tiempo que escogemos el modo de color.

No hay nada más feo en un proyecto gráfico que ver imágenes pixeladas y de mala calidad, por ese motivo debemos asegurarnos que todas nuestras imágenes disponen de la calidad necesaria para evitar que pierdan nitidez una vez impresas. Para revisar la calidad de las imágenes lo podemos hacer en Photoshop yendo al menú superior y presionando la opción imagen/tamaño de imagen, en esta sección veremos el tamaño de nuestra imagen y su resolución. Lo más recomendable es trabajar con 300ppp de calidad en las imágenes pudiendo incluso bajarlo hasta 240ppp, de todas maneras la recomendación es hacer una prueba impresa para comprobar que todas las imágenes están los suficientemente nítidas.

La sangre es un elemento fundamental a la hora de realizar proyectos gráficos que serán impresos en papel porque imprimir en papel implica un proceso de guillotinado que puede tener un margen de error  y provocar un filete blanco en nuestro diseño final, por ese motivo para evitar ese error común se añade un margen de sangre al diseño. Lo más normal es añadir unos 3mm de sangre por ambos lados del diseño pero dependiendo de la imprenta nos pueden pedir otras medidas. Debemos consultar este dato lo antes posible para evitar futuros errores.

Sea cual sea la medida de nuestra sangre el sistema es siempre el mismo, primero expandir el color o las imágenes por fuera de nuestro formato (tamaño diseño original sin sangre) hasta el límite de la sangre, es recomendable dejar un pequeño margen de error por dentro de nuestra zona de trabajo también evitando añadir texto o imágenes importantes a los bordes del formato final.

El formato de una imagen debe estar adaptado a las necesidades de la imprenta, para esto primero debemos conocer qué formatos utilizan, una vez conozcamos estos datos  enviaremos los arte finales con ese tipo de formato. Dependiendo de la imprenta nos pueden pedir un formato u otro,  algunos muy conocidos son: PSD, AI, SVG, TIFT, PDF…etc. Siempre debemos evitar mandar arte finales en formatos con perdida como es el caso del JPEG. Si  lo enviamos con un formato nativo (PSD, AI,..etc) debemos enviarlo siempre en una versión no muy reciente, no todas las imprentas tienen las últimas versiones de los programas.

Después de realizar todo esto ya estamos preparados para enviar nuestro diseño a imprenta y esperar no cometer ningún error. Visitar la imprenta para saber qué tipo de servicios ofertan y cuáles son los datos técnicos necesarios para los arte finales que se envíen.

Tenemos que tener claro que llevar un diseño a imprenta siempre es todo un reto en cada nuevo proyecto: cambios de última hora, erratas, fallos técnicos y otros muchos factores pueden aparecer y jugarnos una mala pasada. Siguiendo esta pequeña guía y revisando nuestros diseños antes de llevarlos a imprenta conseguiremos disminuir los posibles errores que puedan surgir.

Otros post que podrían ayudarte:



Me llamo Pablo Villalba tengo 28 años y soy diseñador/artista. Apasionado por el arte y el diseño comencé mis estudios en el mundo del arte hace algunos años en la Escuela de Arte Pancho Lasso, fue aquí donde descubrí mi autentica pasión en este sector. Continué mis estudios en La Universidad de La Laguna donde estudie el Grado en Diseño. Actualmente estudio un máster en diseño e innovación para el sector turístico. Apasionado, inquieto, creativo y con ganas de sacar de mi cabeza todas esas ideas que se me ocurren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.