Crear un Mood board para diseñar la identidad gráfica de una marca

Cómo crear un Mood board para diseñar una identidad gráfica

Cuando nos encontramos frente a proyectos de diseño de logotipos o identidad gráfica de una marca, podemos tener ciertos problemas para plasmar las propuestas o ideas que tenemos en mente. Muchas veces nos pasa que debemos hacer una descripción al cliente de cómo puede ser un diseño, y las palabras o referencias no logran transmitir por completo la idea con claridad.

También puede pasar a la inversa, un cliente puede querer mostrarle al diseñador la idea que él mismo tiene para su marca, y el briefing por escrito resulta insuficiente. Esto hace que nuestro proceso de diseño sea más lento, tengamos que hacer más cambios, y muchas veces los clientes pueden quedar insatisfechos. Para estos casos, hay una herramienta que es la gran aliada de los diseñadores de moda y que, si le damos una oportunidad, puede ayudarnos a los diseñadores gráficos a plasmar visualmente nuestras ideas: el Mood board.

El Mood board viene siendo una especie de collage en base a una idea o inspiración. Puede llevar fotografías, ilustraciones, frases, colores, tipografías o texturas. En fin, cualquier elemento que como su nombre lo indica, nos transmita un mismo sentir. Si estamos queriendo diseñar una marca de trajes de baño, por ejemplo, podemos utilizar fotografías de playas, palmeras, el mar, paletas de colores entre el azul y el amarillo, textura de arena, estampados de caracoles marinos, etc.

Esto nos amplía la visión de lo que queremos diseñar, no nos quedamos simplemente con ideas de logos similares a nuestra marca, sino que nos aproxima al resultado visual total de lo que será nuestra identidad gráfica. Además, es de suma utilidad sobre todo para definir colores y tipografías, que son elementos que llevan mucho cuidado y tiempo al momento de su elección.

Cómo armar un Mood board

Definir lo que estás buscando

Para saber qué tipo de imágenes va a llevar tu Mood board, tienes que hacer una lluvia de ideas tomando en cuenta: lo que el propio cliente ha expresado que quiere para su marca, los gustos y características del público al que va dirigida la marca, y tus propios aportes e ideas como diseñador.

Con esta información recopilada, tenemos que definir de manera concreta y consistente lo que queremos transmitir en emociones, sensaciones y elementos visuales: calidez, diversión, movimiento, disfrute, luz del sol, el azul del mar, felicidad, etc.

Una vez que tenemos estos elementos elegidos ¡Es hora de buscar inspiración!

Inspiración imagen de mar, piña y playa

Imagen de inspiración de la playa y el mar.

Buscar los elementos visuales

Te recomendamos que recopiles en igual proporción todos los elementos que estás buscando: tipografías, fotografías, texturas, colores, patrones. De aquí puedes sacar tantas imágenes como gustes, unas 30 por ejemplo, pero al final tendrás que elegir únicamente las mejores y que más se ajusten a lo que quieres transmitir.

No te excedas en el uso de ninguna, no utilices más de dos tipografías, por ejemplo, ni llenes el tablero de fotografías dejando a un lado los demás elementos. También es importante que seas consistente, no agregues nada que no aporte verdaderamente valor y coloca solo imágenes transmitan con claridad lo que buscas.

Si vas a buscar en internet, Pinterest es una de las mejores herramientas que puedes utilizar. De hecho, está pensado para ser un gran tablero visual, así que tómate un tiempo para buscar a fondo referencias y crea tu propio tablero en donde puedas ir seleccionando las imágenes que te sirvan. Hay otras páginas como Behance, Dribbble o Unsplash que también te pueden ayudar en esta búsqueda.

Imagen de inspiración del mar

Imagen de inspiración del mar.

Imagen de inspiración textura amarilla

Imagen de inspiración, textura de puerta de playa amarilla.

En digital o en físico

El tablero lo puedes crear tanto en digital como en físico. Si estás más acostumbrado a manejar los programas y se te hace más fácil, guarda tus imágenes en una carpeta en tu ordenador o en tu tablero de Pinterest, y después utiliza Illustrator o Photoshop para hacer tu collage.

Si eres de los que se siente más cómodo haciendo cosas manuales, puedes hacer tu collage en físico, y aquí puedes hacer uso de revistas, cartulinas, papeles de colores, papel tapiz, o cualquier recorte que te sirva.

Empezar a diseñar

Una vez que has creado tu Mood board, ya puedes empezar a diseñar. Verás como esta herramienta visual te ayudará a hacer propuestas de diseño más concretas y mejor orientadas hacia lo que tu cliente desea. Vas a tener menos errores y más probabilidades de que acepten los diseños sin muchos cambios. Además, te va a ayudar a desarrollar más fácilmente toda la identidad gráfica, desde el logo hasta la papelería y publicidades.

Así que ya sabes, para tus próximos diseños ¡prueba creando un Mood board!

Mood board para trajes de baños

Mood board para marca de trajes de baños

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.