Cuando artistas convierten personajes de animación no humanos en humanos

Leonardo Da Vinci era bien conocido por sus caricaturas, sobre todo por el carácter “animal” que aplicaba a cada uno de sus modelos para así encontrar mejor los rasgos a caricaturizar. Fue uno de los genios de la pintura que nos mostró como cada uno de nuestros rostros tiene rasgos parecidos a animales como el tigre, el águila o el conejo.

Esta vez la cosa va al revés, ya que hay varios artistas que han conseguido darle la vuelta a esos personajes animados no humanos para convertirlos precisamente en humanos. Películas de animación de sobra conocidas por todos, encuentran a protagonistas humanos que consiguen un gran resultado para dejarnos sorprendido por la transformación que llevan a cabo.

Desde los pingüinos de Madagascar para ser interpretados por distintos personajes humanos, hasta Los aristogatos, con esa pareja tan divertida y cercana que son capaces de expresar los mismos sentimientos, tal como muestra el dibujo.

También tenemos a una Mickey y Minnie Mouse que hacen una aparición estelar con una transformación muy bien llevada a cabo. Casi toma el espíritu de dos de los personajes animados más famosos.

También tenemos a Timon y Pumba de El rey león con una transformación que le queda ni pintado con esos dos personajes tan importantes para la película de la Disney.

Lo mismo ocurre con el Rey Leon y los protagonistas más felinos como son Simba y Kovu.

Y si hemos hablado de Mickey Mouse y Minnie Mouse, hay sitio para el Pato Donald y Daisy, en otra transformación perfecta para encontrar a dos personajes bien caricaturizados a lo Disney.

Una serie de dibujos que dan otra perspectiva a las aventuras animadas de Disney y que seguramente que no dejen indiferente a nadie. No es la primera vez que han pasado por aquí estos cambios, como fue esta vez.


Categorías

Varios

Manuel Ramírez

Ilustrador con estudios formados en ESDIP con la diplomatura de tres años de General de Dibujos, Animados y Animación. Apasionado de la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *