Cuatro errores de los adultos que minan la creatividad de los niños

4 errores
Cuando escuchas demasiadas veces la frase: “Tranquilo, todavía es chico y no entiende”. Como la frase aquella que promueve: “Dale el móvil y que se calle”. O tantas otras, en las que cabe destacar: “Lo que tiene que hacer es estudiar y punto”. Parece que no hay otra educación ni otra salida para las personas que la de estudiar y si es posible, en silencio, callado y sin atender a nada más que un libro del colegio. Estos son solo cuatro errores que cometemos cuando adultos.

A veces, en su mayoría, los adultos usan estas frases para no comprometerse en primer lugar, y segundo, para no molestarse. Estas prácticas son tan comunes que las vemos como lógicas. Y las incluimos en nuestro repertorio al llegar a adultos. Pero al recopilarlas y darle un sentido, no lo parecen tanto, ¿Verdad?

Premiar sus logros con recompensas de baja calidad creativa

atados al movil
Normalmente las gominolas son llamativas por su color y más aún por su azúcar. Una tablet tiene un sinfín de ideas pendientes. Esas recompensas son muy usadas cuando algo ha ido bien. Pero al final acostumbramos a nuestro hijo a que el hacer algo bueno, le compensa con poder ser vago. Algo que elimina completamente la creatividad. Jugar a una videoconsola, ver la televisión o vagar por youtube. Cuando podríamos recompensar con una manzana, que es igual de verde que el cocodrilo de gominola y tiene también azúcar. Es dulce, pero más sano. Comprar un instrumento, música. Una cámara, fotografía. Herramientas para construir o pinceles para dibujar.

Dar forma a sus ideas

Dar forma a sus ideas
Desde que somos padres, tratamos de guiar a los hijos por el camino de lo correcto. Esto nos hará tanto a nosotros, como a ellos, la vida más fácil. El árbol deberá ser verde por arriba y marrón por el tronco. En ningún caso al contrario, ni tampoco las hojas azules. La casa deberá tener una misma imagen, con un triángulo por tejado.

Creer que por no entender estos conceptos básicos, está siendo incorrecto es eliminar el mundo que imagina. Quizás él lo haya visto así en su último sueño al dormir. O también en el mundo fantástico que hizo antes. Si alguien le hubiese dicho a Robert Khan que era imposible enviar archivos en un mundo virtual, quizás no tendríamos internet tal y lo conocemos. Eso estaba lejos de ser un árbol verde con un tronco marrón. Intenta introducirte en su mundo, no lo cambies.

Tener conversaciones con él o ella

Cuando decimos que, por ser pequeño o pequeña no va a entender. Que es mejor no explicarle las cosas, no solo le limitas a corto plazo. Al llegar a adulto puede que no cree preguntas por la razón de pensar que ya debía saberlas. Al no haber tenido respuestas a sus preguntas en el momento en el que se las hizo, quizás se sienta limitado de adulto.

Las actividades obligatorias, hazlas divertidas

Desde Finlandia nos han dicho que no solo hay que enseñar matemáticas, inglés o geografía. Y tampoco enseñar esas asignaturas desde una silla. Y es que en casa debe ser igual, no solo con las actividades escolares, también con las del hogar. Tendemos a obligar a realizar actividades aburridas del hogar de una forma monótona, trasladando eso al pequeño. Además suele venir acompañado de una riña esperando que así lo cumpla antes y con gusto.

El buscar otro enfoque, como ponerte con ellos y hacer juegos de esta tarea puede fomentar sus ganas de hacerlo. Además de tratar con material como es la comida o la ropa. Nuevos colores, tonalidades, sabores, olores y gustos distintos. Todo esto enfoca a un buen rendimiento creativo. Al igual que obligar a hacer deporte.

Estas son algunas medidas que puedes tomar para lanzar a tu hijo o hija a una vida más creativa. El hecho de que ellos se muevan, investiguen, intenten y desarrollen distintas ideas crea inquietudes por hacer y por ser, que en el futuro les servirá para tener más creatividad. Esto son solo unos conceptos e ideas. ¿Qué opinas?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *