Diseño gráfico, diseño industrial y packaging

El diseño de packaging está muy relacionado con el área de acción de dos perfiles diferenciados: El diseñador gráfico y el diseñador industrial. Esta disciplina se establece en un punto de convergencia entre ambas ramas del diseño y en ella se integra una con la otra. Por ejemplo la figura del diseñador gráfico se encarga de resolver problemáticas o situaciones relativas al mensaje y discurso visual así como la información de esta naturaleza vertida sobre diferentes medios. Sin embargo la figura del diseñador industrial se caracteriza por ser la figura de un profesional cuyo objetivo es desarrollar, crear e implementar proyectos destinados al consumo de grandes masas, el consumo industrial o en serie.

Y es que hay muchos factores que influyen en un proyecto eficaz de packaging. La componente gráfica y formal del paquete así como sus características complementarias tiene grandes implicaciones que determinan en buena medida el éxito o el fracaso de la venta del producto que se haya detrás de todo el discurso desarrollado. Pero no podemos pasar por alto la importancia del diseñador industrial en la construcción de nuestro texto visual ya que él se encargará de crear objetos para su distribución y comercialización pero también de resolver todo tipo de problemas funcionales (que además entorpecen el discurso del diseñador gráfico) y estéticos a través de la aplicación de los materiales adecuados y la adaptación a las últimas tecnologías productivas y tendencias. Podríamos decir entonces que su capacidad como agente creativo en el proceso está enfocada en la optimización de productos industriales a través del propio diseño. El diseñador industrial cuenta con la capacidad y experiencia necesiaria para construir, diseñar y gestionar diferentes áreas del diseño y va desde la creación del packaging de un producto hasta el diseño de todo tipo de mobiliario.

Dentro del contexto del packaging podemos distinguir dos áreas bien diferenciadas:

  • El diseño gráfico comprende todo aquello que sea relativo al lenguaje visual y a la comunicación de marca. Aquí hablamos de una forma más concreta del diseño de marca (el logotipo de la compañía y su posterior renovación), el desarrollo del catálogo o la paleta de colores corporativos (así como el desarrollo de las normas de identidad corporativa estructuradas en el manual correspondiente), el estilo gráfico que debe ser empleado y utilizado por la marca en cuestión y un amplio etcétera. Podríamos decir en líneas muy generales que el diseñador gráfico trata aquí de aunar funcionalidad y emoción por lo que el componen psicológico también está muy ligado al desarrollo de su trabajo. Los colores, las formas y las estructuras visuales también tienen un claro efecto sobre la percepción y la atención del usuario (y del potencial cliente) por lo que también está muy vinculado con el departamento de marketing. El diseñador gráfico deberá tener en cuenta una serie de factores (la naturaleza del producto, la empresa, los clientes y audiencias que siguen determinada marca, aspectos formales, estructurales, emocionales y psicológicos) para transformar un discurso contundente en imágenes. Es el responsable del diseño de la información a contener ya que el envase expone una gran cantidad de información sobre el contenido de un determinado producto: los ingredientes y características, el origen, la utilidad, las restricciones, precauciones o las instrucciones de uso.
  • El diseño industrial se compone de una serie de actuaciones que determinan la estructura de un envase teniendo en cuenta por supuesto factores como la naturaleza del producto que será envasado, su forma, dimensiones o textura, así como el peso y la densidad del mismo. La fragilidad o resistencia del producto que será cubierto por el envase también es de vital importancia por lo que deberá encargarse de desarrollar y diseñar un envase que proporcione las condiciones óptimas para conservar y proteger cada uno de los elementos. A este respecto también debe tener algunos conocimientos sobre los materiales a emplear y de la propia localización en la que estará dicho producto ya que factores externos y ambientales como la presión, la temperatura y la humedad pueden influir sobre el producto y el propio envase. A todo esto hemos de añadir los posibles riesgos que puedan existir de distribución y por supuesto el carácter práctico y funcional que puede desplegarse del diseño de un envase, algo para lo que necesitará apoyo o consenso por parte del diseñador gráfico y demás departamentos.
¿Necesitas contratar un hosting para tu web?
En SiteGround tienes disponible una amplia oferta de hostings para todo tipo de bolsillos y necesidades. Encuentra el hosting que estás buscando al mejor precio, con las últimas tecnologías en velocidad y seguridad web y soporte en español 24h:
HostingHosting WordPress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *