Una nueva visión para las empresas sobre el diseño de packaging sostenible

Como diseñadora apasionada por el packaging y amante de la ecología sueño con el día en que nuestros procesos productivos nos permitan tener un nivel de residuo cero. Mi visión futurista espera que nuestra creatividad, de la mano de la inteligencia artificial, el Internet de las cosas y la ciencia de los materiales nos ayuden a desarrollar productos que tengan un ciclo de vida circular para  reducir nuestro nivel de impacto ambiental.

Cada vez son más los diseñadores que introducen un enfoque sostenible a sus procesos de ideación y desarrollo proyectual. Sin embargo, no es suficiente con que solo algunos diseñadores adopten esta responsabilidad. En este sentido, es necesario que el enfoque sostenible sea considerado como un hecho, algo implícito y no una opción. Y aunque parece que hoy en día tratamos el tema con mayor responsabilidad; la verdad es que existe muy poco compromiso en cuanto a la producción de packaging sostenible.


La ola del packaging sostenible surgió en el año 2000 con la “La declaración de los derechos del Planeta de Hannover”. Durante esta exposición internacional, los integrantes de la firma “William McDonough Architects” redactaron los principios para el diseño sustentable. A partir de este momento, los profesionales del diseño comenzaron a verse cada vez mas presionados a hacer frente a esta cuestión.

Por otro lado, en los últimos años, a surgido una nueva conciencia ecológica a manos de las  nuevas generaciones. Estos actores sociales, están más comprometidos que nunca en causas de carácter ecológico, social y humanitario. Por este motivo es que si queremos que nuestra empresa sea competitiva y adquiera visibilidad en un mercado saturado; es primordial adoptar un enfoque que corresponda con los valores de los nuevos consumidores.

¿Que es el packaging sostenible?

Antes que nada es importante entender la definición de “sostenible” o “sustentable”. Un producto cultural es sostenible cuando su desarrollo puede garantizar estabilidad ecológica, social y económica siendo perdurable en el tiempo. De esta forma el proceso productivo de un bien, servicio o experiencia tendrá en cuenta cada uno de los escenarios de la vida útil del producto haciéndolo equitativo, soportable y viable.

La Coalición por el Packaging Sostenible lo define a través de los siguientes principios:

  1. Es beneficioso, seguro y sano para los individuos y comunidades a lo largo de todo su ciclo de vida.
  2. Cumple con el criterio de performance y costo del mercado al que pertenece.
  3. Es obtenido, manufacturado, transportado y reciclado utilizando energía renovable.
  4. Optimiza materiales reusables o reciclables y los utiliza.
  5. Es manufacturado usando tecnologías de producción limpias y cumpliendo con normativas de buenas practicas.
  6. Está hecho de materiales saludables durante todo el ciclo de vida.
  7. Está diseñado para que físicamente optimice el uso de materiales y energía.
  8. Esta recuperado efectivamente siendo utilizado en ciclos industriales o biológicos de circuito cerrado.

¿Que se gana?

Desde el punto de vista empresarial puede sonar como un dolor de cabeza tener que comprometerse a cumplir con iniciativas ecológicas. Es entendible que los dueños de Pymes podrían pensar que estas acciones solo le generarían costos innecesarios a su empresa. Sin embargo, es necesario que estas empresas tengan capacidad de desarrollar una visión global con mayor perspectiva que les permita ampliar sus horizontes.

Volviendo a lo que mencionamos antes sobre el cambio en los valores del consumidor actual. Si las empresas tienen como función principal la satisfacción de sus consumidores; es, entonces, por su propio interés que querrán alinear sus valores a los de ellos. En este sentido, pueden utilizar el desarrollo sostenible como una estrategia competitiva. De esta forma podrán diferenciarse de ante marcas que no exploten este recurso.

Ahorrar dinero

Aunque no lo parezca, el diseño de packaging ecológico no solo puede contribuir a disminuir los costos de empaque y embalaje; sino también a la disminución de los costos de producción de los mismos productos. La clave se encuentra en poseer un departamento de diseño capaz de trabajar transversalmente con otros sectores de la empresa. De esta manera se podrían llevar acabo enfoques más creativos que permitan tener en cuenta la fase inicial hasta la fase final del proceso productivo.

Si cada sector de la empresa esta involucrado activamente en la creación o mejor dicho co-creación del producto, es mucho más fácil concertar las decisiones posteriores que tendrán. Pero sobre todo, ayudará a disminuir costos operativos, materiales y de tiempo al crear productos con un enfoque integral.

Por ejemplo, incluir al diseñador de packaging desde el planteo del concepto del producto puede ayudar a que este visualice un mejor empaque que prescinda del uso de papel y plantee el envase como un cubo. De esta manera se ahorraría material al prescindir de la etiqueta, y logístico al optimizar el espacio de almacenamiento.

Hacer crecer la empresa

Según un estudio internacional realizado por la consultora Nielsen, tres de cada cuatro Millenials esta dispuesto a pagar más por un producto que muestra valores de sostenibilidad. Aunque lo que más sorprendió fue la cifra arrojada por la generación Z, aquellos de edad 15-20, la cual creció de 55% en 2014 a 72% en 2015. Por otro lado un estudio realizado por Cone Communications en 2015 encontró que 84% de los consumidores buscan productos responsables.

Ante estas nuevas condiciones, el uso de packaging sostenible puede ayudar a mantener y expandir la clientela de las empresas. Estas pueden segmentar su cartera de productos para que sean más atractivas a los nuevos usuarios. La realidad es que si queremos mantenernos competitivos necesitamos que nuestros valores cambien con los de nuestros consumidores.

Contribuir con la industria local

El packaging sostenible también hace necesaria la adquisición de materiales obtenidos localmente para cumplir con el alcance social. En este sentido, sirve como impulsor de la producción local y regional. Esto significa que las empresas que trabajen sustentablemente, por defecto, se orientarán a la obtención de productos de su comunidad próxima. De esta forma, las diferentes empresas contribuirán a la mejora de la economía local apoyándose unas en otras. 

Por otro lado la venta de productos de Km. 0 es una gran ventaja competitiva, ya que atrae a un público socialmente consciente, además de abaratar costos y reducir el impacto ambiental por logística.



Soy diseñadora gráfica y caligrafista apasionada por integrar el diseño y las artes con la ciencia y la tecnología. Creo que el diseño es una herramienta que puede servir para lograr cambio social positivo a través de la aplicación de procesos de creación interdisciplinarios que involucren co-creación, sustentabilidad y conocimiento de avances tecnológicos.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.