La importancia del buen briefing en diseño (I)

Mientras estudiamos diseño solemos practicar con marcas reales y ficticias, que se nos presentan con briefings amplios y escuetos. De esta forma nos acostumbramos a trabajar con las diferentes posibilidades que se nos pueden presentar en nuestro trabajo diario, una vez terminada nuestra vida estudiantil. En ocasiones se nos ofrecen briefings muy liosos, extensos, que utilizan un lenguaje oficial poco claro y que suelen explayarse más al hablar de los puntos fuertes de la marca que de los puntos débiles. En otras, los briefings solo ocupan media carilla.

Pero cuando salimos al mercado, en busca de conseguir encargos y nuevos proyectos, ya lejos de los brazos acogedores de la universidad, la realidad es muy diferente. Supongo que dependerá del lugar en el que vayas a desarrollar tu actividad profesional, pero al menos en España la clase de cliente que más llamará a tu puerta será el que no sabe ni siquiera lo que es un briefing. ¿Qué hacemos en estos casos?

Debemos enseñar a hacer un buen briefing en diseño

Pongamos una situación muy común. El cliente ha decidido montar un pequeño negocio: se ha pasado meses adecuando el local, hablando con proveedores, promocionando la inminente apertura en los medios locales… Y ha dejado el tema del diseño para el final. Acude a ti con prisa, diciendo que necesita “solo” un logo y unas tarjetas de visita para su nuevo negocio.

En ese momento no eres consciente de lo que eso significa pero, amigo mío, ese es y será tu único briefing. Le pedirás más información: de qué trata el negocio, cuál es su objetivo, su filosofía, su público objetivo… Y te cortará rápidamente diciendo que no es algo tan importante, que no se trata de una mega empresa. Ante tu cara de estupor, intentará convencerte para que realices el trabajo diciendo que “es algo mucho más fácil, solo un logo y unas tarjetillas”.

¿Qué haces?

Esta será tu pregunta. ¿Qué hago con esto? El cliente está claro que no está acostumbrado a tratar con otros diseñadores, por lo que desconoce por completo la utilidad del briefing. Tiene prisa, muchas cosas que hacer: por lo que no entenderá la necesidad de redactarte uno. Porque lo que él entiende es que tú, si realmente eres un buen diseñador, hábil y creativo, deberás de poder fabricar logos como churros.

Repito, ¿qué haces?

  • A) Educar al cliente, parándote a hacerle ver la importancia de unas líneas de texto. Admitiendo que no podrás tener lo que pide dentro de 3 días, porque sin briefing es un plazo del todo imposible; y por lo tanto, renunciando a un trabajo.
  • B) Aceptar lo que dice el cliente, haciendo un trabajo que sabes que será una m***da y que estará determinado únicamente por sus gustos estéticos.

Me gustaría saber lo que tú harías, así que siéntete libre de opinar en la sección de comentarios que se encuentra justo debajo de este post. En el próximo artículo, hablaré de cómo intentar enseñar al cliente a redactar un buen briefing.

¿Necesitas contratar un hosting para tu web?
En SiteGround tienes disponible una amplia oferta de hostings para todo tipo de bolsillos y necesidades. Encuentra el hosting que estás buscando al mejor precio, con las últimas tecnologías en velocidad y seguridad web y soporte en español 24h:
HostingHosting WordPress

Categorías

Diseño Gráfico

Lúa Louro

"Si hoy en día se habla de nativos digitales para referirse a aquellos que desde la infancia tienen contacto y aprenden a controlar dispositivos... Ver perfil ›

13 comentarios

  1.   Yidier Ruiz dijo

    Casualmente escribo desde la oficina (de una empresa de diseño donde actualmente trabajo). Hace algún tiempo trabajé de manera independiente el diseño gráfico y para entonces me podía “dar el lujo” de A: Educar el cliente; Pero para este momento las “niñas de recepción” reciben todos los trabajos diciendo “Si, si señor, estará listo con sus requerimientos para el tiempo que usted pide” … (-_-).

    Saludos desde Colombia

    1.    Lúa Louro dijo

      ¿Y cómo conseguís desarrollar el proyecto sin la información necesaria? Es cierto que hoy en día hay mucho miedo con perder al cliente, pero ambas partes debemos de saber que educar cuando es necesario es primordial para tener buenos proyectos en nuestro portfolio (y un día a día mucho más llevadero y sin tantos dolores de cabeza).

  2.   Planimedia dijo

    Hay otra tercera alternativa.

    El briefing es un elemento muy importante para garantizar una buena estrategia y un buen trabajo creativo. Es fundamental contar con unas directrices claras para que el trabajo sea eficaz y eficiente.

    Efectivamente, unas veces los briefings son estupendos y el cliente expone claramente su empresa, sus productos, competencia y objetivos; pero hay otros que se quedan en un comentario oral. Y no pasarán de ahí. En esos casos es fundamental que la agencia realice un contrabriefing: que elabore un documento donde plasme lo que cree haber entendido que tiene que hacer, plantee las dudas necesarias y que se lo envíe al cliente. De esta forma, no le estamos pidiendo que redacte ningún gran documento, pero sí que tendremos su confirmación y/o ampliación de información necesaria para poder realizar un trabajo de calidad que se ajusta a las necesidades y expectativas del cliente.

    Un saludo,

    Planimedia

    1.    Lúa Louro dijo

      ¿No crees que, sobretodo desde las agencias/estudios, se “sobreprotege” al cliente con estas medidas? Lo ideal sería hacer un contrabriefing a partir de un briefing (por escrito) y las sensaciones que te ha transmitido el cliente en una reunión. ¿No sería mucho más sencillo para el diseñador?

  3. Creo que le diría que sin buen briefing seria como comprar un producto sin ver la fecha se vencimiento y sus componentes

    1.    Lúa Louro dijo

      Compartes entonces la opción A), la de pararse a hablar con el cliente y educarle para convecerle de lo que es y para lo que sirve el briefing… ¿Crees que el diseñador pierde tiempo haciendo esto?

  4.   Yidier Ruiz dijo

    Respondiéndote (Lúa), creo que se pierde para ganar. :)

    1.    Lúa Louro dijo

      La verdad, creo que estamos malacostumbrando al cliente :(

  5.   xose garcia dijo

    Bueno, después de casi diez años he aprendido a trabajar de la mano del cliente desde el primer momento. Aún sabiendo que puedo resultar pesado para él. Lo primero que hago es mantener una reunión con el cliente. Nos conocemos, hablamos sobre el proyecto, sobre como podemos ayudarle, sobre lo que le vamos a exigir y lo que él nos puede exigir, del tiempo, de las vacaciones… el caso es que en esa primera reunión te haces una idea del tipo de cliente que tienes delante. Y normalmente hai 2 tipos, el que va a involucrarse de forma activa en el proyecto y está dispuesto a trabajar, y el que sabes que vas a ser tú el que tome las riendas del asunto. En este segundo caso, a veces, incluso acabamos como siendo uno más del staff de su negocio durante un tiempo, a veces más allá de la duración del proyecto. En donde incluso a veces nos preguntan nuestro punto de vista sobre asuntos no relacionados con la comunicación o el diseño.

    Volviendo a lo del brief. Salvo casos muy raros, somos nosotros los que le ayudamos a construir el brief a través de la realización de cuestionarios que debe responder y que nos ayudan a conseguir la información que necesitamos. Normalmente estos documentos están vivos durante el proyecto, es decir, vamos “agrandando” el brief a medida que avanzamos en el proyecto. Como todos sabemos hay clientes de todo tipo, y es obvio que la exigencia de compromiso no puede ser la misma para todos, por eso hay casos en los que sabemos que sólo vamos a tener una oportunidad para preguntar. En ese caso tenemos que pensar 2 veces la pregunta ahtes de lanzarla, porque si nos equivocamos, entonces, la estrategia será la de tomar las riendas del asunto de forma unilateral :), cerrar los ojos y rezar lo que sepamos.

    Para acabar, creo que la mayoría de las veces, el brief “real” lo hay que construir con el cliente como una fase más del proyecto.

    1.    Lúa Louro dijo

      Me gusta: quiero pensar que de esta forma conseguís gran complicidad con vuestros clientes y de ahí la calidad de los trabajos de Piedrapapeltijera Estudio ;)

  6.   Anthony dijo

    Buenas tardes, ante todo agradecer las experiencias compartidas en esta web. El jueves tendré mi primera reunión con un primer posible cliente y estoy un poco nervioso, he acabado los estudios hace poco y en esta primera entrevista creo que tendré que hacer el brief. yo mismo. La compañía aún no tiene ni logotipo, ni web, ni imagen corporativa por lo que creo que quieren un todo en uno. ¿Podríais darme algún consejo? Gracias de antemano

    1.    Lúa Louro dijo

      Lo primero que te diría es que te muestres seguro de lo que hablas, y que intentes conseguir toda la información necesaria para tener un buen briefing del que partir. Puedes leer en este post interesantes procedimientos de otros diseñadores a la hora de tratar o negociar con el cliente. Tal vez te sea también de interés este otro post en el que hablamos de cómo elaborar un presupuesto de diseño gráfico. Cualquier duda que tengas plantéala e intentaremos echarte una mano. ¡Mucha suerte!

  7.   estudio web dijo

    Pues nosotros lo que hacemos, normalmente, es tener una reunión inicial, para que nos cuente que es lo que necesita, y sobre todo que es lo que espera conseguir. Y a partir, de ahí, vamos sacando información, a veces con sacacorchos, para poder ir modelando lo que nos esta pidiendo, que muchas veces, todo dicho sea de paso, ni ellos mismo lo saben.

    La verdad, es que es un trabajo, que normalmente no esta pagado, para las horas que se invierten en ello.

    Un saludo
    David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *