La escultura flotante que cubre la Plaza Mayor de Madrid para su IV Centenario

La Plaza Mayor de Madrid es uno de los lugares más emblemáticos de la capital de España. Un espacio que ha cumplido su IV Centenario, y que desde la primavera de 2017 ha sido llenado con todo tipo de instalaciones de arte urbano para conmemorar esos 400 años de vida en el que se han dado cita sus ciudadanos.

Ha sido desde el 12 de febrero en el que una escultura flotante de la artista Janet Echelman la que ha tomado todo el protagonismo. Cualquier visitante puede, hasta el día 19 de febrero, encontrarse con una escultura flotante que expresa un juego de colores cálidos que citan al espectador a tomar cámara en mano y recordar ese instante con sus amigos y familiares.

En total es una malla de 44 metros de largo por 35 de ancho y 21 de alto la que cubre la Plaza Mayor de Madrid. Está compuesta por miles de fibras de colores que han sido artesanalmente trenzadas a mano para que desde cualquier perspectiva se pueda encontrar una sutil mirada al cielo madrileño a través de la malla.

Janet Echelman no es la primera vez que pasa por Madrid, ya en 2001 tuvo una visita especial a ARCO con otra escultura integrada con la arquitectura. La idea tomada para llegar a cubrir la Plaza Mayor se centra en la interconectividad de nuestros días que han sido trasladados a esta escultura.

Una escultura que pasa a formar parte de la serie Earth Time Series que comenzó ya en 2010 la artista que ha tenido la ocasión de llevarla al centro de Madrid. Echelman tiene su web donde podréis encontrar todos los trabajos de esculturas integradas que ha ido realizando a lo largo y ancho del planeta.

Un trabajo lleno de color y que busca enfatizar aquello dicho de la interconectividad y como las ciudades pueden convertirse en el centro neurálgico de nuestras vidas si se adaptan a las necesidades más actuales del humano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *