La gran pregunta: ¿Qué es una imagen?

La imagen es nuestro objeto de trabajo principal y fundamental, pero ¿te has preguntado alguna vez qué es una imagen y cómo llega hasta nuestro cerebro? En este artículo me gustaría compartir con vosotros un pequeño resumen del proceso en que recibimos las imágenes y la analogía que existe entre el sistema biológico (cerebro y ojo humano) y el sistema digital (aunque también analógico) en las cámaras fotográficas y videográficas.

La idea que tenemos del mundo, nuestra percepción de la realidad, de lo que nos rodea y de nosotros mismos, se debe en su mayor parte a la intervención de procesos analógicos (o procesos mecánicos), aunque hay excepciones. Los fisiólogos y estudiosos del fenómeno han mantenido a lo largo de la historia que la visión humana tiene muchísimos puntos en común con los procesos digitales gracias a los cuales las cámaras de fotos o de vídeos y los escáneres capturan las imágenes. Y es que, no podía ser de otra manera, el cuerpo humano es la máquina más perfecta y potente del mundo, sería algo estúpido no tomarlo como referencia a la hora de embarcarnos en la creación de sistemas de captura y reproducción de imágenes. De alguna manera, la visión humana es un proceso “digital”, y lo digo entre comillas porque es evidente que hay demasiadas diferencias entre ambas comparaciones, pero grosso modo los componentes del proceso tienen una misión fácilmente similar.

 

Piensa en un dispositivo compuesto por un complejo sistema de enfoque automático que proyecta la luz reflejada por los objetos en la pared posterior de una caja. Dicha pared está recubierta de diminutos sensores y cada uno de los cuales captura una pequeña porción de la imagen. Imagina además que estos sensores envían los datos así adquiridos a un procesador capaz de ordenar cada fragmento de información procedente de cada sensor hasta conformar una imagen. Irremediablemente la imagen y el concepto que te viene a la cabeza es el de cámara fotográfica ¿cierto?

Y es que el sensor de una cámara está compuesto por pequeñas celdillas, cada una de las cuales adquiere información sobre una pequeña porción de la imagen. En realidad estamos hablando del fondo del ojo, que comparte una estructura tan similar como la que acabamos de describir con las cámaras digitales. En nuestro ojo hay una serie de sensores biológicos llamados fotorreceptores, con forma de cono y de bastoncillo, que, mediante procesos fotoquímicos, descomponen la imagen que reciben en pequeñas porciones de datos. A través del nervio óptico se transmite esa información, que acaba en el cerebro, cuya misión es recomponer todos los datos hasta formar imágenes completas. Los conos son los encargados de la visión de los colores y de la visión central; necesitan una buena iluminación para trabajar. Los bastoncillos se ocupan de la visión periférica y pueden trabajar con menos luz.

La imagen es una forma de percibir la realidad originada por la transmisión de la luz. Cuando nos encontramos con una imagen, no estamos encontrando con una representación gráfica bidimensional de los objetos, que se produce cuando la luz pasa a través de unas lentes y se proyecta sobre una superficie. El proceso de la visión en realidad es muy sencillo, el elemento vital y que hace posible todo el proceso es la luz. La luz se refleja en los objetos, y se encamina hacia el ojo, que no es más que un complicadísimo objetivo fotográfico en cuyo fondo hay una emulsión biológica. Distintos objetos tienen distintas capacidades para reflejar la luz, y en función de las longitudes de onda que reflejen, (recuerda por ejemplo que el color negro lo que hace es absorber la luz mientras que el color blanco lo que hace es reflejarla produciendo una mayor cantidad) tienen un color u otro y con intensidades variables. Y es que teniendo en cuenta todo esto, a la hora de capturar imágenes el hombre ha creado dispositivos que imitan el comportamiento del ojo humano. Las cámaras fotográficas y cinematográficas analógicas son mecanismos con un sistema de lentes que proyectan la luz sobre una emulsión de plata. Las cámaras de vídeo y de fotos digitales hacen la misma función, pero proyectan la imagen sobre un chip de captura de imagen llamado CCD (Charged Coupled Device). Estos son circuitos integrados que aprovechan la capacidad que tienen determinados materiales semiconductores de producir una señal eléctrica cuando reciben fotones. Los CCD, que están compuestos por miles de pequeñas celdillas captadoras de luz, descomponen la imagen en miles de pequeños fragmentos. Están formados por pequeñas celdillas, cada una de las cuales registra y transmite la información correspondiente a un solo fragmento de la imagen, como si fuese un rompecabezas.

Impresionante ¿no? Aquí os dejo una ilustración que resume muy bien estas similitudes y que nos hace comprender con mayor claridad cuál es el funcionamiento de las cámaras fotográficas.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Un comentario

  1. Por isto cortador canal cobre se faz imprescindível. http://www.seattlemodelconnection.com/index.php?action=profile;u=5722

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.