La importancia de crear un buen naming para una marca o producto

El arte del naming consiste en buscar las palabras correctas

La importancia de crear un buen naming para una marca o producto es fundamental tanto para el creativo como para el empresario. El nombre de una marca o producto puede ser una parte fundamental para su triunfo o fracaso al tratarse del único medio para que los usuarios puedan dirigirse a ella y la marca a los usuarios mediante este canal de comunicación.

Conocer la importancia del nombre para una marca y saber realizar un buen proceso de naming es un paso fundamental a la hora de definir el nombre de una marca, producto o incluso algún tipo de proyecto. Estructurar la información, buscar referencias y plantear una propuesta en base a una serie de pautas establecidas previamente podrían ser la clave para el éxito de nuestro trabajo.

Cuando tengamos que realizar un trabajo de naming es muy recomendable tener bastante información y referencias de todo tipo sobre marcas u otras referencias que nos puedan servir de estimulación creativa. Una buena referencia es Fernando Beltran  al tratarse de un gran profesional dentro del proceso del naming para las marcas y productos.  También podemos buscar información por internet, libros,  o cualquier otra fuente.

Antes de nada vamos a analizar nuestra marca: definir sus valores, acciones, qué hacen, dónde lo hacen, objetivos, a quién van dirigidos…etc.

Tenemos que tener claro los valores de nuestra empresa antes de hacer el proceso de naming

Vamos a empezar a hacer un desglose de las características principales de nuestra marca o producto de tal manera que podamos ver de forma clara los puntos clave (esencia) de la marca. Es recomendable en todo este proceso de naming usar material gráfico para hacer el desglose de contenido,  podemos usar pizarra, colores…etc.

Los pasos resumidos del proceso de  naming podrían ser los siguientes:

  1. Conocerse: conocer la marca y sus valores.
  2. Buscar: información, referencias para conocer lo que ya existe en ese tema.
  3. Freemind (abrir la mente): desglosar posibles ideas para nuestro nombre, establecer relaciones…etc.

Estudiar nuestra marca antes del proceso de naming

Después de conocer como es nuestra marca debemos empezar a buscar información relacionada sobre esos valores que hemos definido anteriormente. Podemos buscar información general o buscar información sobre el origen de los nombres de marcas ya existentes.

Buscar información sobre el origen de los nombres de las marcas nos puede ayudar a escoger un buen naming

El siguiente paso consiste en abrir la mente y empezar a establecer relaciones con las etiquetas de nuestra marca. La idea es buscar: relaciones, juegos de palabras,  y todo tipo de ideas que nos ayuden a encontrar ese nombre perfecto para nuestra marca o producto.

abrir la mente es fundamental en un proceso de naming

Ahora vamos a ver un pequeño ejemplo para crear un posible naming de una empresa ficticia.

  • Este encargo ficticio busca crear el nombre de una APP de transporte público económico, principalmente se quieren centrar en los autobuses y en la acción de compartir coche (referencia blablacar). Quien llegar a un público más universal por ese motivo les gustaría que su nombre fuese en ingles.
  • Empezamos a buscar referencias y palabras clave que representen la aplicación:
  • posibles palabras clave: transporte, coche, autobús, económico.

Se propone un nombre basado en la representación del sector de la aplicación donde se van a mover principalmente sus usuarios: coche y autobús. Con estas dos palabras traducidas al ingles obtenemos la palabra BUSYCAR, una palabra fácil de recordar y que se relaciona con la acción de la aplicación.

Desarrollo de un proceso de naming

A modo de inspiración vamos a a ver el naming de la marca de telefonía móvil amena.

Amena se vendió al mundo como una marca joven, libre y diferente. Estos valores los vemos en su nombre.

Amena tiene un nombre que se basa en la relación de la palabra “ameno” con sus valores:  empresa joven, diferente, alternativa, llamativa, alejada del aburrimiento y la rutina. Son estos valores y esta forma de venderse al mundo lo que consigue que su nombre funcione al crear esta relación puesto que ellos se venden de esa manera y no de otra. Si pusiéramos este mismo nombre a otra empresa de telefonía móvil no tendríamos el mismo resultado porque las otras compañías no se venden de esa manera. Con amena nos damos cuenta de la importancia de tener claro los valores de la marca a la hora de crear un nombre que la defina.


Un comentario

  1.   Stephanie dijo

    Muy completo este artículo, les comparto este blog https://www.printu.co/blog/ donde he encontrado artículos interesantes también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *