Los cambios que debes tomar para ser más creativo


Hoy es el día más productivo de tu vida. Por eso has llegado hasta aquí. Quizás sean las 19:00 horas y no lo pienses igual que cuando te levantaste esta mañana. Los cambios que debes tomar para ser más creativo los sabes.

Al levantarte, pensaste en infinidad de cosas que podrías hacer a lo largo del día. Te gusta la fotografía e ibas a salir a fotografiar, no sin antes hacer un poquito de running y un buen desayuno con energía para afrontar el maravilloso jueves que viene encima. Unas fotografías, un bonito paisaje y al regresar a casa, a trabajar con todo ello. Encender el ordenador, abrir Photoshop, Indesign o cualquier programa que uses para explayar la creatividad que llevas dentro. Que tan profunda es.

Y es que ahora que has llegado aquí, seguramente lo hayas hecho por esa cantidad de veces que revisas trabajos ajenos, te informas, cuestionas las tendencias en diseño que hay sobre la mesa hoy. O quizás no. Y lo hagas porque todavía, a esta hora de este mismo jueves, hayas acabado con todos esos sueños al escuchar el despertador y aguantar cinco minutos más en la cama. Al despertarte, coger un tazón de cereales y echarte en tu enorme sofá de tu casa -o de tus padres- hasta que llegase la hora suficiente para hilar el desayuno con la comida y es ahí, cuando sin dudarlo, te sientas frente a la pantalla del ordenador a que sucedan cosas. No a trabajarlas.

Primero, Twitter. Vamos a ver que tal va el día de mis queridos ídolos, un poquito de deportes que no practico… Ahora Facebook y así, hasta un innumerable de clics que llevan hasta la hora de entrar en Creativos en busca de algo útil, como siempre. Desde Creativos te vamos a dar siempre las herramientas para trabajar e idear conceptos que te hagan explotar tu creatividad e impulsarte en tu carrera. Pero no lo podemos hacer todo.

Ahora, vamos a dar unas herramientas para que consigas eliminar esas malditas costumbres que acaban con tu creatividad y tu trabajo.

Podemos enumerar cualquiera de nuestras propuestas en una sola frase o palabra, si esto te resulta más útil. Te recomiendo que uses un posit y apuntes cada una de ellas, para que nunca se te olviden.

Trabajo físico


Aunque a veces digamos que nuestro trabajo está delante de un ordenador, la mente no trabaja si no visualiza otra cosa que el fondo de pantalla o el vaso sucio que dejaste encima de la mesa.

Estos son objetos que repiten y que limitan los frentes que posibilitan un paseo por el parque.

Salir a caminar, correr, bicicleta… Despeja tu mente y aviva formas y colores que obvias cuando estás dentro de tu habitación. Escapar de la rutina haciendo fotografía, acudiendo a recitales de poesía… Allí donde se manifieste el arte crean impulsos en tu cerebro que te harán experimentar formas que pueden servir para tu siguiente trabajo.

Escribir, fuera del teclado

Coge una libreta, agenda, post-it, que te gusten y escribe. Cualquier cosa, como un diario, artículos de opinión, canciones… Libera todos los pensamientos que tienes en la mente en tu libreta y deja espacio para nuevos pensamientos. Elimina problemas de tu cabeza.

El mundo en el que giras


A veces, por miedo, por amor u otras razones nos vemos en la obligación de no cambiar de amistades o no solo eso, tampoco de ampliar en otras. Nuestro entorno puede no ser productivo. Aunque parezca extraño, el hecho de conocer personas que dedican su tiempo a lo mismo que tú o expresarlo de formas similares, consiguen inspirar a la persona. No digo que bloquees a tus contactos “no productivos”. Pero sí, amplía tu agenda.

Acude a locales de poesía, conciertos de música, crea un círculo de amigos con los que acudas al cine. Algo que con tus círculo de toda la vida, quizás no haces.

Dormir no tiene que ser descansar

Cuando hablamos de descanso no estamos hablando solo de irnos a dormir a la hora adecuada. Tu tiempo tienes que distribuirlo en los horarios que para tu creatividad sean más productivos. Ni tampoco de echar una cabezada en tu sofá. Si te das un capricho, como puede ser ir a un Spa, un masaje o viajar pueden ser lugares de descanso.

Lugares en los que tú sientas de verdad que desconectas de todo. Quizás simplemente con ir a la montaña y escuchar música sea tu momento en el que te relajes, pero hazlo fuera de tu lugar de trabajo. Sino será solo un espejismo.

Elimina la distracciones

Muchas veces al diseñar y tener un ordenador con conexión a internet nos enfrentamos a muchas distracciones continuas. Entre ellas, dentro del trabajo. Si eres diseñador gráfico y tienes varios frentes abiertos, como un tríptico para un restaurante y un flyer para una discoteca, al final conseguimos estar en ambos proyectos y en ninguno.

Una vez que hayas encontrado y tengas todos los recursos para trabajar, desactiva el Wi-fi, cierra la pestaña de tu programa con uno de los trabajos y céntrate en un solo diseño. Hasta el final.

Change


Si llevas ya un tiempo haciendo esto y te ha dejado de resultar útil hay que cambiar la mentalidad. Puede que necesites de otro tipo de trabajo o de otro tipo de acciones para que te funcione estas utilidades.

También, si haces continuamente lo mismo, regido de la misma manera. Por bien que despejes tu mente, podrá convertirse en una rutina que dejes de disfrutar al hacerla continuamente. Es decir, si vas siempre al mismo masajista, a la misma hora, con la misma persona y el mismo masaje, quizás lo dejes de convertir en un descanso y lo hagas como rutina u obligación.

Entonces hay que cambiar algo. Haz algo fuera de lo común. Si nunca esquiaste y tienes posibilidades, hazlo. Si vives en la playa, te resultará más fácil surfear, jugar en la arena o incluso proyectar algo en la arena.

Estas pautas te pueden servir, ¿Conoces alguna más?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *