Manipulación en los medios: Los fraudes más realistas con Adobe Photoshop

Una de las características más importantes que definen la era actual de la información, es el libre acceso a la publicación. Esto sin duda nos proporciona grandes ventajas. Ahora la libertad de expresión parece un hecho materializado al alcance de todos. Sin embargo, esto deriva en una masificación y en ciertos actos desleales al público. La falsificación se hace ahora más patente cuando esta era de libre acceso coincide con el perfeccionamiento de las aplicaciones de edición y retoque fotográfico.

A continuación os presento una selección de montajes fotográficos que extendieron el bulo y el fraude (en algunos casos) en medios de comunicación de gran envergadura.

 

 

El mito de los esqueletos gigantes: Hacia el año 2002 un artista gráfico, IronKite, subió un montaje propio a la web Worth 1000 con fines artísticos. Sin embargo, esta composición pronto alcanzaría la fama cuando una oleada de medios digitales publicaron que ciertamente, se había descubierto restos de esqueletos humanos de unas dimensiones gigantescas. Este fake llegó incluso a aparecer en la entrega mensual de uno de los medios Hindúes más importantes: El Hindu Voice. Se llegó a afirmar que fue un descubrimiento llevado a cabo por National Geographic, que a día de hoy sigue recibiendo cartas preguntando por el asunto y sigue desmintiéndolo públicamente.

 

 

Un tiburón ataca al equipo de la fuerza aérea en ¿África? La fotografía sería espeluznante en caso de ser real, sobre todo para los que, como yo, sientan fobia a los tiburones. Sin embargo, se trata de otro engaño. El montaje se desarrolló  hacia el año 2001 para posteriormente expandirse de foma viral a través de correo electrónico con una noticia que decía que efectivamente un tiburón había atacado al equipo de fuerza aérea ni más ni menos que en África. Pronto, los más avispados se darían cuenta de que era un bulo, ya que en el fondo de la imagen aparece el mismísimo Golden Gate de San Francisco.

 

 

El famoso turista de las torres gemelas: A pesar de que fácilmente podemos saber que esto es un bulo, hacia el año 2001 después de que ocurriese el trágico atentado y con las emociones a flor de piel, más de uno llegó a creer que esta foto fue real. Sin embargo hay dos preguntas que nos asaltan inevitablemente después de analizarla y nos avisan del cruel engaño que el protagonista ideó con la fantástica aplicación de Adobe. Y es que, ¿cómo es que tal turista no escuchó el sonido del avión a sus espaldas? Y lo mejor de todo… ¿Cómo sobrevivió aquella cámara después de hacer tan fantástica fotografía?

Finalmente el protagonista obtuvo toda la atención y la fama que estaba buscando, apareciendo en medios de comunicación y convirtiéndose en un verdadero virus a través de la red. Adquirió un gran impacto emocional en muchos sentidos. Los afectados por la gran catástrofe se sintieron muy ofendidos y dolidos, sin embargo el público más ajeno y desenfadado lo convirtió en un mito del humor negro haciendo varios montajes del hombre en varias catástrofes de la historia.

 

 

Prueba de misiles: Año 2008. El ejército iraní de Teherán hace una prueba de sus misiles y lo fotografía con el fin de dejar un mensaje claro. Sin embargo uno de ellos parece que no funcionó y ni siquiera llegó a despegar. ¿Qué hicieron ellos? Lógicamente para poder mostrar la eficacia de sus armas, decidieron adulterar la imagen sustituyendo el misil defectuoso por otro que funcionaba perfectamente. Lamentablemente para los guardas, la fotografía con el misil defectuoso ya había sido publicada por un diario iraní y pronto se conoció el engaño.

 

 

El gato revolucionó las redes sociales: Esta fotografía se convirtió en un virus hacia el año 2000, se llegó incluso a decir que la gata que engendró a este ejemplar había crecido cerca de un laboratorio nuclear canadiense. Sin embargo, no fue hasta el año siguiente, que el autor de la imagen reconoció que había hecho un montaje digital de la misma con un fin tan inocente como gastar una broma a sus amigos y sin ninguna intención de convertirse en un tema de conversación mundial.

 

 

La fotografía que pretendió vendernos la moto: Para personas como yo que se sienten comprometidas con el mundo animal y la defensa de los entornos naturales, este tipo de manipulaciones resulta ser un descaro, un atrevimiento y por supuesto una burda manipulación con fines políticos y económicos. En la imagen se muestra a una manada de antílopes corriendo con total libertad y en plena armonía mientras un tren atraviesa el paisaje sobre ellos. Sorprendentemente esta imagen ganó el premio a La imagen informativa más memorable del año en China hasta que al poco tiempo unos analistas de imágenes descubrieron ciertas inconcordancias en la composición, así que el fotógrafo Lilu Weiqiang tuvo que reconocer que se trataba de un montaje a partir de dos fotografías independientes. Lógicamente, el tren y las infraestructuras que eso conlleva, llegó a afectar al ecosistema y a la vida de los animales que lo habitaban.

 

 

El tsunami: Nuevamente se volvió a aprovechar una tragedia mundial para crear un contenido viral por medio de la fotomanipulación y las redes sociales. En este caso se envió esta imagen a nivel masivo por correo electrónico asegurando que se trataba de una isla de Tailandia poco antes de que una ola la sepultara. Poco después se confirmó que se trataba nuevamente de un fake y que ni siquiera ésta era la ciudad citada, sino que era una ciudad de Chile.

 

 

La familia que se convirtió en presa: Esta imagen fue creada para un concurso de edición fotográfica, sin embargo, nuevamente alguien aprovechó su verosimilitud y creó una campaña viral también por correo, con el fin de despertar el horror y dar de qué hablar. En el correo se decía que la imagen había sido tomada por el hijo de la pareja que aparece en la foto incluyendo falsas declaraciones de esos supuestos padres. Vamos, ¡una estrategia más que estudiada!

 

 

Benito Mussolini también sucumbió al poder de la edición: El líder fascista italiano es el protagonista del siguiente montaje. Aparece encaramado a un caballo y mostrando con audacia una espada. Pero claro, la presencia de aquella joven sujetando el caballo le restaría virilidad así que ni corto ni perezoso ordenó que borraran de escena a la mujer que sostenía las riendas y controlaba al caballo. ¿Alucinante no?

 

 

¿Muñeco o persona? Un grupo insurgente denominado Al Mujahedeen publicó esta imagen hacia el año 2005. Afirmaban que se trataba de un soldado norteamericano llamado John Adams y amenzaban con decapitarlo si no se liberaba a un grupo de prisioneros. Pronto se hicieron eco en la prensa y se armó un revuelo público, hasta que un ejecutivo de una empresa de juguetes identificó al supuesto secuestrado. No era ni más ni menos que un muñeco llamado Comando Especial Cody.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.