Manual de identidad corporativa: Guía y estructura (III)

identidad-corporativa

Una vez que nos hemos ocupado del índice y las instrucciones será necesario que abordemos una sección que profundizará en la marca (sus implicaciones, construcción y reglas de aplicación). Es muy recomendable que añadamos una pequeña introducción para poner en antecedentes al usuario de nuestro documento.

La estrategia establecida a nivel corporativo requiere el cumplimiento de unos parámetros y reglas que son imprescindibles, inviolables e insustituibles. La diferenciación de nuestra marca es de vital importancia y construir una figura clara y concreta de nuestro sello es nuestro objetivo principal por lo que nuestro lector deberá asegurarse siempre de que toma las medidas delimitadas en nuestro documento.

En nuestro manual deberán encontrarse las acotaciones oportunas para poder aplicar la marca y representar a nuestra empresa en todos los soportes en que sea posible. Además, se debe aclarar que en el futuro pueden surgir modificaciones y la imagen corporativa puede evolucionar, por lo que si el lector extrañase alguna indicación o concreción no debe dudar en ponerse en contacto con nosotros o en su defecto con el departamento responsable de imagen corporativa de la empresa. Por supuesto los responsables del departamento o área de imagen corporativa deberán tener acceso al mismo siempre que lo necesiten y por supuesto en régimen de devolución. Nuestro cliente (el dueño del negocio) debe tener pleno conocimiento y control de la tenencia del manual de identidad corporativa.

En esta primera parte os mostraré cuatro categorías imprescindibles que deben estar dentro de nuestra sección destinada a la marca. Me ha ocupado más espacio del que tenía previsto, así que en el próximo artículo zanjaremos este capítulo.

  • Contexto y datos de cierta relevancia para el equipo que configura la empresa: ¿De qué empresa estamos hablando? ¿Cuál es el origen del negocio sobre el cual estamos edificando nuevos conceptos? En este punto se puede incluir una pequeña nota histórica sobre la formación de la empresa, la identidad de los fundadores o incluso los objetivos a largo plazo. De lo que se trata es de desarrollar un pequeño contexto que sitúe al lector. Es muy interesante sobre todo si se trata de grandes empresas que cuentan con un equipo personal numeroso y no hay una comunicación directa con los fundadores.
  • Valores y filosofía que mueven el negocio: Detrás de cada diseño hay un fundamento, una base que sostiene la arquitectura del mismo. Esta base se traduce en valores esenciales y primarios tales como la innovación, la comunicación o el engagement. Enumera los valores que alimentan el negocio (y la imagen del mismo) y trata de explicar por qué estos valores son los que se deben tomar como referencia. Esto servirá para concretar y poner cara de alguna manera a nuestro concepto. A la energía que desprende toda nuestra construcción.
  • Significado y simbología. ¿Qué se oculta detrás de tu propuesta? Este punto es muy interesante y vital para ti como diseñador. Aquí tenemos la oportunidad de demostrar a nuestro cliente que cada elemento ha sido estudiado de una forma precisa y concienzuda. Vamos a desarrollar una línea argumental que justifique cada uno de los elementos que integran nuestro diseño. ¿Qué significado tiene nuestra composición? ¿Cómo vamos a utilizar este tipo de connotaciones para embaucar y persuadir a los futuros clientes del negocio? ¿Cuál es nuestra estrategia comunicativa y cómo la hemos desplegado sobre nuestro papel? Procura analizar metódicamente y de una forma profunda cada uno de los componentes: Color (localiza la paleta de colores y proporciona la información y significación que dichas tonalidades otorgarán al conjunto), tipografías (las implicaciones semánticas y simbólicas varían salvajemente dependiendo del tipo de fuente que usemos), Proporciones (éstas determinarán el foco de atención)… De lo que se trata es de que expliques de dónde nace el diseño, por qué el logotipo es precisamente así y no de otra manera. Qué te movió a construir semejante discurso visual.
  • Elementos que sostienen la construcción: Después de nuestro pequeño análisis grafológico y la sustancia más conceptual y simbólica es el momento de pasar al siguiente nivel: En análisis técnico. Localizar, identificar y presentar nuestros elementos de trabajo será esencial. A continuación te enumero los tres más básicos, pero lógicamente puedes añadir más si es necesario:
    • Tipografía corporativa primaria: Hablamos de la tipografía presente en el logotipo. Ésta va a ser la más característica y definitoria de la identidad del negocio. Deberemos nombrar el nombre concreto de la fuente utilizada y su familia. En caso de que hayamos hecho modificaciones en algún carácter que integra nuestra tipografía de forma manual deberemos concretarlo y mostrar la construcción y edición en gráficos que ilustren la operación.
    • Tipografía corporativa secundaria: Sobre todo cuando hablamos de logotipos que presentan una tipografía informal o con una forma excesivamente artística será necesario que establezcamos qué fuentes secundarias deberán usarse para documentos más serios. Este punto es más importante de lo que se cree y ambas tipografías tanto la primaria como la secundaria deberán estar en comunión para garantizar la armonía visual en todas las opciones.
    • Colores corporativos: Es recomendable que nos sirvamos de un catálogo de tintas planas para crear nuestra paleta de colores (por ejemplo, Pantone). La función primordial del manual es indicar de una forma precisa cómo deberá aplicarse la imagen y esto incluye el tratamiento cromático que se debe dar. Es indispensable que ofrezcamos una muestra gráfica de cada uno de los colores corporativos junto con su código. También deberemos ofrecer alternativa y hacer una conversión de cada uno de ellos a los modos de color RGB (para soportes electrónicos) y CMYK (para soportes impresos) adjuntando igualmente codificación es estas modalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *