Mi primer reportaje de boda: Consejos que no puedes pasar por alto

 

Queda muy poco para la llegada oficial de la primavera, más concretamente nueve días. Es en esta temporada donde se hace celebraciones con mayor asiduidad: Bodas, bautizos, comuniones… Por lo tanto, se trata de una buena temporada para nuestro sector. Fotógrafos y diseñadores perciben un aumento considerable de clientes y esto nunca puede ser una mala noticia. Quizá lo más preocupante de esta temporada de celebraciones es que hay un aumento en el intrusismo laboral. Cada vez parece ser más común (desgraciadamente) pero lo cierto es que cada uno es responsable de sus decisiones. Por cuestiones económicas (en cursiva sí, porque esto es muy relativo) se colocar a un familiar o allegado no profesional la labor de fotógrafo.

Ya podréis intuir lo que opino yo al respecto, pero bueno, cada uno es responsable de lo que hace y decide cómo quiere que todo suceda durante su celebración. Dejando este tema al margen, voy a dedicar este post para ofrecer una serie de consejos que no se pueden pasar por alto para hacer un buen reportaje de bodas. En realidad, se trata de una especie de recordatorio para todos aquellos profesionales noveles que se estrenan esta primavera en sus primeros trabajos:

  • Inspiración: Como si se tratase de cualquier otro proyecto, necesitas contar con una base. Una riqueza y cultura visual que alimente nuevos conceptos. Sobre todo si te vas a enfrentar a uno de tus primeros trabajos observa catálogos, reportajes ajenos, la obra de fotógrafos consagrados. Esto parece quizá algo trivial, pero si nos vamos nutriendo lograremos tener una base y un criterio propio forjado por grandes obras.
  • Precisión: Evita imprevistos. La planificación es una de las fases que debemos abordar en la preproducción del proyecto. Necesitamos tomarlo con calma y si es necesario contar con un blog o diario que nos sirva como un recordatorio de qué debemos dejar a punto para empezar a trabajar. Crea un mapa mental y establece unas coordenadas que seguir durante la toma de instantáneas. ¿El enfoque será manual o automático? ¿Has configurado el balance de blancos? ¿La sensibilidad? ¿La apertura del diafragma? ¿Sabes si habrá predominio de interiores o exteriores? No te olvides de todos los accesorios: Trípode, objetivos, baterías de repuesto, flash…
  • Alternativas: Este tipo de reportajes requiere una larga jornada de trabajo. Deberás abordar los preparativos, la ceremonia y la celebración como mínimo. Por ello vas a necesitar una batería alternativa como mínimo o incluso una cámara alternativa. De lo que se trata es de cubrir el evento de una forma íntegra y con el máximo detalle.
  • Atención, hablamos de momentos irrepetibles: Tienes que tener claro que este tipo de reportajes son totalmente espontáneos y habrá acontecimientos que no podremos repetir. Un gesto, una mirada, unas palabras… Debemos tratar de capturar lo más representativo del momento, lo más emocionante y real.
  • Fluye y permite a los retratados que fluyan: Evita forzar la situación, las poses y a los invitados. Lo que tu cliente va a buscar en ti, es una representación totalmente fiel de aquel momento. No seas insistente con los novios y trata de observar con detenimiento la belleza de cada momento. Tu labor será seleccionar qué es lo más bonito e importante en cada momento pero siendo totalmente invisible en todo el proceso. Procura pasar desapercibido dentro de tus posibilidades, si consigues que los invitados no se sientan incómodos u observados has conseguido un 50% de tu trabajo.
  • El escenario: Apóyate en los recursos que te ofrezca el escenario. Reflejos, flores, paisajes, colores y texturas. Trata de sacar todo el potencial que te sea posible al escenario en que se desarrollará el evento. Incluso si tienes oportunidad visítalo antes del día de la celebración y dale vueltas para obtener un resultado interesante y original.
  • ¿Qué formato? Recuerda que el formato RAW ofrece más flexibilidad y te ayudará a modificar algunos parámetros a posteriori si en la captura hubo algún tipo de desfase.
  • Sinceridad y ética profesional: Por supuesto si no te ves capacitado para afrontar un reportaje en caso de que no seas profesional, sincérate y aconseja a tus conocidos que contraten a un profesional de la imagen. Harás un favor tanto al sector de la fotografía como a los novios de la boda ya que recibirán un servicio de calidad y tal y como esperaban. En caso de que te estés iniciando profesionalmente ten siempre en cuenta que de errores se aprende y que no puedes ser un monstruo haciendo reportajes si no cuentas con una gran cantidad de experiencias y un historial de errores. Los errores son el mejor indicio de que estás creciendo y evolucionando, así que si caes en alguno, mantén la tranquilidad ¡Roma no se construyó en dos días!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.