¿Ordenador portátil o sobremesa? Te ayudamos

Cuando uno se plantea comprar un ordenador la primera duda que le asalta es: ¿portátil o sobremesa? Sobre todo si hablamos de personas que no tienen una necesidad imperiosa de movilizar el aparato. Muchos acaban escogiendo simplemente por criterios de movilidad, de gusto o por ofertas. Pero hay una serie de cosas que te recomendamos que tengas en cuenta a la hora de comprar un ordenador nuevo.

Si es tu caso, echa un vistazo a las rebajas en Media Markt, allí encontrarás todo tipo de ordenadores y rebajas en tecnología.

¿Sobremesa o portátil?

La primera cosa que debes considerar, y la que muchos ya tienen en cuenta por su obviedad, es la movilidad. Está claro que si lo que necesitas es llevarte el ordenador a reuniones, al trabajo o fuera de casa, lo tuyo es un portátil, pues el ordenador de sobremesa no te soluciona nada y no es lo que necesitas. Ahora bien, si lo que necesitas es un ordenador para casa, la respuesta no es tan sencilla. ¿Qué te conviene más? Pues depende. Te lo ponemos fácil.

Ordenadores portátiles, pros y contras

Pros

  1. Movilidad. No podemos empezar a hablar de los portátiles sin destacar lo que ya venimos diciendo. Su gran ventaja es que se pueden mover. Aunque para un ordenador en casa es menos necesario, puede ser útil, en caso de que nuestro sitio de trabajo vaya cambiando o si lo queremos trasladar al sofá.
  2. Espacio. Son apartaos ligeros, que ocupan un espacio menor a los de sobremesa. Si tienes un piso pequeño son ideales, porque no necesitas una mesa donde tenerlos. Los puedes guardar en cualquier rincón.
  3. Menos gasto. Algunos estudios indican que los portátiles gastan bastante menos que los ordenadores de sobremesa, un gasto que puede suponer hasta 60 euros de ahorro al año.

Contras

  1. Menos autonomía. El tema de los enchufes puede traerte de cabeza, sobre todo si mueves el ordenador de un lado para otro. Es verdad que el hecho de que funcione sin cables puede ser una ventaja, pero también supone un quebradero de cabeza cuando nos quedamos sin batería. Eso sí, siempre puedes decantarte por un portátil que tenga mayor autonomía.
  2. Poca capacidad. Los portátiles no tienen la misma capacidad que los ordenadores de sobremesa. O no suelen a no ser que compremos uno con mucha. Es por ello que son cómodos para ver el correo, surfear por Internet pero no para hacer grandes trabajos o para almacenar mucho material. Cuando lo hacemos empiezan a ir lento. El rendimiento suele ser menos eficaz que el de un ordenador de sobre mesa.

Ordenadores de sobremesa, pros y contras

Pros

  1. Más baratos. Aunque depende mucho del modelo, por lo general los ordenadores de sobremesa suelen ser más baratos que los portátiles. Por prestaciones similares puedes llegar a pagar un 30% menos. Por esto en el caso de necesitar un ordenador potente siempre te resultará más económico si es un PC.
  2. Más potente. Como te hemos dicho los ordenadores de sobremesa tienen más capacidad, los procesadores suelen ser más potentes y la capacidad para ir añadiendo extras que prolonguen su vida también es más factible, por lo que suelen durar más. También es mejor su sistema de refrigeración.
  3. Duran más. Y ligado con lo que hemos dicho anteriormente, teniendo en cuenta sus características podemos decirte que duran más. Eso sí, también es porque los movemos menos y solemos cuidarlos más. Si buscas algo potente que dure esta es la opción.

Contras

  1. Inamovible. Necesitas un espacio en tu casa para colocarlo. No hay lugar donde esconderlo. Y siempre deberá estar ubicado en el mismo sitio. Por lo que el ordenador no vendará a ti, sino que tú irás a él cada vez que necesites utilizarlo.
  2. Conexión constante. El ordenador de sobremesa no solo debe estar ubicado en un sitio fijo sino que además debe estar conectado permanentemente. Por lo que siempre usarás por lo menos un enchufe.

Dicho esto. Seguramente sigues con la misma duda ¿portátil o sobremesa? Pues bien, analizadas su características lo único que podemos decirte es que elijas en función de tu necesidades. Eso quiere decir que, si por ejemplo buscas un ordenador que te permita trabajar, usar muchos programas (edición de foto, de vídeo, de diseño) y que sea potente y te dure, deberás decantarte por uno de mesa, con lo que ello conlleva.

Si por el contrario quieres un ordenador para surfear por Internet, hacer algún trabajo en Word o consultar el correo electrónico puedes escoger un portátil. Y sobre todo si lo necesitas para moverte de un lado para otro. Si buscas practicidad y comodidad entonces necesitas un portátil. Si buscas potencia entonces uno de sobremesa.

Así que te aconsejamos que te hagas esta pregunta: ¿para qué necesito el portátil? Y en base a la respuesta decidas cuál es el aparato que necesitas. Una vez lo sepas busca ofertas y encuentra el mejor para ti.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.