Piel de tigre con Photoshop.

Efecto final

Es el día de hacer un cambio de piel. Tanto para nuestro rostro, como manos o pies, lo que más os guste. Para nosotros mismos, o para algún amigo o familiar. Hoy traemos este tutorial para pasar un rato de diversión cambiando las características de la piel.

En este caso, utilizaremos la piel de un tigre para modificar la nuestra propia, o como ya hemos dicho, quizás la de un amigo. Pero no os olvidéis que estos serán tips para que vosotros seáis creativos; puede ser piel de serpiente, de un panda, o de alguna fruta, entre otros. Pueden seguir nuestros pasos sin tener que utilizar el animal que nosotros hemos elegido.

Lo primero será conseguir las imágenes que queramos utilizar. Puede ser una fotografía tuya, o de un amigo o familiar que tengáis guardada de algún encuentro. Y luego copiamos el ingrediente esencial: en nuestro caso el tigre.

imágenes

Quitamos un poco de opacidad para ver cómo estamos posicionando el tigre respecto al rostro.

Encuadrar

En este caso, ya que queremos copiar sólo un sector de la piel para ponerlo en el rostro, no tenemos por qué ser tan específicos con cómo ni dónde posicionamos el tigre. Siempre que haya un pedazo de piel que coincida estará bien.

Seleccionamos la parte del rostro en la que queremos tener este efecto. Luego CTRL+SHIFT+I, o, en el menú Selección, la opción Selección inversa, para borrar el resto de la imagen que no vayamos a utilizar.

Seleccionar

El modo de fusión depende de cuán real lo queráis, vemos que un modo superposición lo dejará con más brillo, con un aire más fantasioso. Nosotros optamos por utilizar la opción de fusión Multiplicar.

Modos

Finalmente utilizamos la goma de borrar para dar unos pequeños retoques finales de detalles, sólo para asegurarnos que no queden bordes rectos o alguna raya que se haya colado en algún lugar que no queremos.

Una vez tengamos el producto final, habremos conseguido tener un nuevo look, que puede ir desde lo fantástico a algo más realista, según el modo de fusión que deseemos utilizar; pero finalmente nuestra piel o la de nuestros amigos lucirá distinta. ¡A probarlo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *