Plazos de entrega: la pesadilla del diseñador gráfico

Plazos de entrega

A pesar de que has llevado todo el trabajo al día, haciendo las correcciones correspondientes que tu cliente te ha ido demandando, te encuentras con que quedan tres días para que finalice el plazo de entrega y te quedan 20 páginas por maquetar/supervisar. ¿Cómo es posible? Ahora te ves inmerso en una carrera salvaje a contrarreloj, en la que se evaluará tu profesionalidad y tu validez como diseñador. Es el momento en el que sufres, te estresas, te desesperas y deseas gritar socorro con todas tus fuerzas.

A continuación compartimos contigo una serie de trucos sobre cómo cumplir con los plazos de entrega y no morir en el intento.

Cómo cumplir con los plazos de entrega

Plazos de entrega y cliente

  • En el contrato, establece un número máximo de correcciones gratuitas a las que tiene el derecho de hacer el cliente. Una vez superado, establece una cuantía de dinero por cada corrección extra. Esto hará que tu cliente se lo piense muy bien a la hora de solicitar algún cambio, y evitaremos estar modificando documentos continuamente y podremos avanzar.
  • Estipula que, por cada corrección realizada, se le deberán sumar X días a la fecha de entrega inicial que incluyes en ese documento. Por ejemplo: una corrección = 2 días más; 4 correcciones significará entregar el trabajo con una semana de retraso.

Plazos de entrega y diseñador

  • Utiliza todos los calendarios y agendas que necesites. Si no los estás usando, lucha por conseguir crear el hábito de anotarlo todo y supervisar las tareas pendientes: conseguirás ser más eficaz. Recomendado: calendario de pared (para la habitación), calendario de sobremesa (para el estudio), calendario en tu ordenador con alarmas y agenda (para llevar contigo a todas partes). En un primer momento pueden parecerte demasiados, pero agradecerás tener un recordatorio en todas partes.
  • ACTUALIZA. Por muchos calendarios y agendas que tengas, si no vas actualizándolos con nueva información, no te servirán de nada. Tacha las tareas realizadas, apunta las pendientes.
  • Trabaja más las horas en las que eres más productivo, y reduce la carga de trabajo para los momentos menos lúcidos. ¿Te gusta madrugar o trasnochar? Si eres de los primeros, intenta arañarle más horas al día madrugando más y empieza tu jornada laboral antes que nadie para terminarla en tus horas más bajas; si eres de los segundos, proponte sacarle horas a la madrugada.
  • No trabajes de más. Tras leer el anterior punto, quizás estés pensando en sumarle 2 o 3 horas a tu jornada laboral. La normativa establece las 8 horas como el que un trabajador debe ejercer sus funciones, así que no te pases con el tiempo y aprovecha tus horas de ocio. En este trabajo son tan importantes como las otras, ya que sirven para inspirarnos y mantenernos atentos.
  • Evita picotear en redes sociales/correo electrónico. Establece unas horas determinadas al día para poder navegar y revisar. Por ejemplo, una a las 8:00 de la mañana y otra a las 20:00. El resto del tiempo evita por encima de todo acceder a esta tentación.

En resumidas cuentas: intenta organizarte mucho mejor para poder evitar que te pille el toro. ¿Conoces algún otro truco para cumplir con los plazos de entrega? ¿O tienes algún consejo? No dudes en compartirlo con nosotros dejando un comentario al final del post.

Más información – Cómo hacer un presupuesto para diseño gráfico | Consejos y recursos, Consejos para organizarte mejor | Método GTD


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *