Un inodoro en plena naturaleza

Inodoro en plena naturaleza

Los servicios públicos suelen ser pequeños espacios ubicados dentro de una edificación que los contiene. Esta convención ha sido vulnerada por los arquitectos Sou Fujimoto, quienes han propuesto un inodoro cerrado al aire libre.

Esto que en un principio parece una enorme contradicción, deja de serlo tan pronto vemos las fotografías de dicho espacio. El servicio público, dispuesto dentro de una especie de cubo de cristal, se encuentra en un paraje natural envidiable: un exhuberante jardín de 200 metros cuadrados, rodeado por una valla de madera lo suficientemente alta como para que, desde el exterior, no se sepa lo que hay dentro. Dicha valla tiene una única entrada: una puerta con cerradura y su respectivo rótulo, indicando si se trata de un baño de hombre, mujer o persona discapacitada.

Un inodoro en plena naturaleza, obra de los arquitectos Sou Fujimoto

Inodoro en plena naturaleza

Fotografía de Iwan Baan (http://www.iwan.com)

Esto quiere decir que, para acceder al inodoro, uno tiene que recorrer un agradable y relajante paseo por un jardín impactante y envolvente. Una vez en él, se sigue apreciando la naturaleza que nos acoge.

Este baño público está situado en la estación de tren de Itabu, el cuál reccorre del norte al sur la ciudad de Ichihara, Chiba. También sea dicho, ciudad reconocida por la hermosura de sus numerosos cerezos cuando florecen.

Una obra que, como mínimo, llama la atención. No sé si sería muy utilizado este inodoro de existir en medio de algún bosque de nuestro país…

Fuente – Sou Fujimoto, Iwan Baan

Mejora el rendimiento de tu web
Te enseñamos cómo crear tu web con WordPress y cómo conseguir mucho tráfico en poco tiempo:
Crear un blog con WordPressPasa de 0 a 5.000 visitas en tu web

Categorías

Varios

Lúa Louro

"Si hoy en día se habla de nativos digitales para referirse a aquellos que desde la infancia tienen contacto y aprenden a controlar dispositivos... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   cernuno dijo

    lo malo es cuando se te acabe el papel higiénico, por mucho que grites nadie te oirá…

    1.    Lúa Louro dijo

      Jajaja. Tocará usar la imaginación ;)

Escribe un comentario