Colores análogos

Colores análogos

Uno de los conocimientos principales que un dibujante, creativo o diseñador tiene que saber con respecto al color son los llamados colores análogos. Estos son una parte muy importante para trabajar con ellos ya que hay que distinguirlos de otros.

Pero, ¿qué son los colores análogos? ¿Qué tipos existen? Descubre, a continuación, todo lo que debes saber sobre ellos en esta guía que te hemos preparado.

Qué son los colores análogos

Qué son los colores análogos

Lo primero que debes saber es a qué nos estamos refiriendo por colores análogos. Pero, para ello, debes entender qué es el círculo cromático. Este se define como la representación gráfica en la que se ordenan los colores en base a su tono o matiz. En otras palabras, es un círculo en el que se representan los colores y sus tonos en conjunto, agrupando todos los rojos, amarillos, verdes, azules… en él.

De esta forma, podemos entender los colores análogos como aquellos que están en equilibrio y se encuentran muy cerca unos de otros. Ten en cuenta que «análogo» significa similar o relacionado. Por eso, estos son aquellos que se encuentran cerca dentro del círculo cromático.

Esto permite escoger colores que se van a combinar entre sí, porque realmente comparten tonos. ¿Y qué obtienes con eso? Pues que haya una decoración monocromática, donde predomina un tono principal y se combina con otros idénticos a ese color primario.

Una de las claves que pocos conocen sobre los colores análogos es que el color que se coge, el primero, es llamado principal y sus colores más cercanos estarán dispuestos a la derecha y a la izquierda. Es decir, no puedes coger un color y los dos siguientes, sino que tiene que ser uno por delante y otro por detrás.

Tipos de colores análogos

Tipos de colores análogos

Los colores análogos se pueden clasificar en dos grandes categorías: los primarios y los secundarios. Sin embargo, dentro de estos últimos no entrarían todos, sino solo algunos.

Colores primarios

Los colores primarios se llaman así porque son tonos que no se obtienen mediante la mezcla de dos o más colores. En otras palabras, son los más puros u originarios que no tienen como origen una mezcla.

¿Y cuáles son esos? Pues pueden ser el rojo, verde y azul en RGB, el azul, amarillo y magenta en CMYK o en el modelo tradicional, el rojo, amarillo y azul.

¿Cuáles se consideran colores análogos entonces? En este caso, los que se identifican como tal son: amarillo, rojo, azul.

Colores secundarios

Por su parte, los colores secundarios son los que se consiguen de la mezcla de los colores primarios. Solo con la combinación de 2-3 colores primarios se obtienen diferentes tonalidades pero solo cuando se mezcle la misma cantidad de colores se considerarán secundarios (de lo contrario no será así).

En este caso, se consideran colores secundarios el naranja, verde y violeta.

Usos de los colores análogos

Los colores análogos, como te hemos comentado antes, son aquellos que utilizan un tono en común entre todos ellos, de tal forma que a la hora de decorar, o de usarlos en algún diseño, permiten que haya una combinación monocromática. Por ejemplo, imagina que quieres decorar algo en tonos rojos usando sus análogos. El resultado es que va a quedar todo en esos tonos, pero predomina el principal y los otros le dan el toque de diferenciación que necesitan.

En general cada uno de los colores análogos se puede utilizar para múltiples usos. Por ejemplo, los tonos más fríos son perfectos para lugares donde se busque relajarse, que se esté en calma y tranquilos.

Para ambientes más activos y donde se necesita energía tendrías que utilizar colores análogos más fuertes.

De manera práctica:

  • Colores como azul, amarillo… Sirven para relajarse y calmarse.
  • Colores como rojo, amarillo… Son perfectos para estancias más enérgicas.

Por supuesto, cuando se requiere un mayor contraste, es necesario acudir a los colores complementarios, que dan más juego y mejores resultados que estos.

Ejemplos

ejemplos de colores análogos

Una vez que sabes qué son los colores análogos, lo siguiente que debemos hacer es darte ejemplos de cuáles son los colores. En realidad, hay tres pares que son los colores análogos opuestos, como son:

  • Rojo y verde.
  • Amarillo y violeta.
  • Azul y naranja.

Por otro lado, tienes los siguientes:

  • Amarillo con amarillo verdoso y naranja amarillento.
  • Naranja con naranja amarillento y rojo anaranjado.
  • Rojo con rojo anaranjado y violeta rojizo.
  • Violeta con violeta rojizo y azul violáceo.
  • Azul con azul violáceo y verde azulado.
  • Verde con verde azulado y amarillo verdoso.

La construcción de estos se basa en el círculo cromático de tal forma que, si escoges un color, tienes que combinarlo con el anterior y el inmediatamente posterior.

Como ves, los colores análogos te pueden servir para muchas cosas, desde la decoración de habitaciones, hogares, oficinas, etc. hasta para el diseño web, bien elaborando logotipos, imágenes, ilustraciones, etc.

¿Sabes más sobre estos tonos? ¿Lo compartes con nosotros?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)