Gramaje

Gramaje

Si eres de los que está muy relacionado con las imprentas, o que te preocupas por imprimir los proyectos que llevas a cabo, es posible que un concepto básico como es el gramaje seguro que no se te escapa. Pero ¿te ayudamos a saber más sobre este tema?

Si no te has preocupado antes por el gramaje a la hora de hacer tarjetas de visita, trípticos, libros o un catálogo, seguro que cuando termines de leer lo que hemos elaborado para ti la cosa cambia. Y es que este concepto es mucho más importante de lo que tú te piensas.

Qué es el gramaje

Qué es el gramaje

El gramaje se puede definir como el peso que tiene el papel por metro cuadrado (o por unidad de superficie, ya que hay varios tamaños de papel). Esto no solo utiliza en papelería, sino que también es un concepto que se maneja en otro sector como es el textil.

En general, se dice que cuanto mayor sea el gramaje, más grueso y resistente va a ser ese papel. Por eso, dependiendo de cuál sea el objetivo (si es una tarjeta de visita, un periódico, una cartelería, etc. se escoge uno más o menos grande.

Gramaje vs grosor

Son muchos los que confunden y unifican estos dos conceptos, diciendo que el gramaje y el grosor son dos cosas iguales, que nos referimos a lo mismo. Y, aunque tiene relación con el papel, cada uno «mide» una cosa diferente.

Mientras que el gramaje mide el peso del papel que se tiene entre manos, el grosor se encarga de medir la longitud, es decir, cuántos milímetros mide la hoja en base a su anchura.

Como te hemos dicho antes, el gramaje es el peso por metro cuadrado del papel. Y siguiendo esta definición podríamos decir que el grosor es la longitud por metro cuadrado del papel. En otras palabras, es la distancia que va a existir entre una cara del papel y otra.

Tipos de gramaje del papel para imprimir

Tipos de gramaje del papel para imprimir

Hay muchos tipos de gramajes que puedes utilizar, pero es cierto que los más habituales para proyectos de diseño son solo unos cuantos. Te hablamos de los siguientes:

  • 70-90 gramos. Se trata de un papel habitual para imprimir textos, documentos, etc. Se caracteriza por ser ligero y con un buen acabado para los textos, de ahí que lo veas habitualmente en los folios que usas para imprimir, en los libros, etc.
  • 90-120 gramos. Es un papel algo más grueso que el anterior y que puede ser mate o brillante. En este caso el objetivo es dar una impresión a color que tenga mayor calidad. Por tanto, se usa sobre todo en imágenes, ilustraciones, diseños, etc. que requieran que los colores se representen lo mejor posible.
  • 120-170 gramos. Se considera que son cartulinas ligeras, y se utilizan para imágenes a color de muy alta calidad, pero también con los textos, que les aporta una sensación como de estar incrustada la tinta dentro.
  • 170-260 gramos. Se dice que este papel es de alto gramaje y es el utilizado en trabajos de cartelería o cuando se necesitan imprimir fotos con una mayor calidad.
  • 350 gramos. Este gramaje se dice que es una cartulina semirrígida. Tiene un gran grosor y también dureza y resistencia.
  • 380 gramos. Con una resistencia aún mayor que la anterior, se trata de una cartulina cuya función es servir de embalaje.

Cómo elegir el mejor para imprimir

Al haber tantos tipos de gramaje, y que cada uno de ellos pueda ser el indicado para el proyecto que tienes entre manos, hace que la elección sea un poco más complicada. Sin embargo, si tienes en cuenta lo siguiente puede que no sea así.

  • Piensa en el proyecto que tienes entre manos. Es decir, en qué vas a hacer. No es lo mismo una tarjeta de visita que una página de un libro, o un bloc de notas. Eso ya te irá eliminando gramajes pequeños o grandes. Casi todos los proyectos a imprimir tienen un intervalo de gramajes para utilizar, así que tendrás acotado lo que puede usar y ya solo dependerá de tu gusto para decantarte por uno u otro.
  • Echa un vistazo al resultado. Hay algunos papeles cuyos gramajes no pueden ser de brillo, o son ásperos al tacto. Si quieres que tenga un determinado resultado (por ejemplo que esté suave, que tenga brillo, etc.) eso descartará algunos tipos de papel, así como gramajes de esos papeles.
  • Haz una prueba. Siempre que te den la oportunidad, haz una prueba con un gramaje concreto. Y dale caña. De esa manera sabrás si es lo que necesitas o bien tienes que aumentar o disminuir los gramos del mismo.

Ejemplos de papel y gramaje

Ejemplos de papel para proyectos

Ahora que has visto un poco más a fondo lo que es el gramaje y los tipos que existen, así como en lo que debes fijarte para escoger uno u otro, te vamos a dar algunos ejemplos de gramajes dependiendo del proyecto que lleves a mano. Por ejemplo:

  • Si quieres imprimir tarjetas de visita, el gramaje más habitual para hacerlo es de 350 gramos. Da igual el tipo de papel que se use, ya que los que suelen escogerse, como cartulinas gráficas, satinadas o papel couché sí que llegan hasta ese grosor.
  • En el caso de catálogos, muy acorde para tener un portafolio en papel para enseñárselo a tus clientes, aquí va a depender de que sea la portada y contraportada, que normalmente es de 350 gramos, y las hojas interiores, que serán de hasta 150-170 gramos.
  • Para los libros pasa igual; la portada y contraportada será de un gramaje más grueso que el interior. Hablamos de unos 300 gramos para esta parte del libro mientras que, para las hojas interiores, se suele utilizar uno de 80-90 gramos.
  • Si lo que haces son folletos, dípticos, flyers… entonces te recomendamos un gramaje que esté entre los 100 y 150 gramos. Es lo mejor porque, al doblar el papel, cuando mayor sea el gramaje más señales quedan en ese doblez y además se vuelve tan endeble que es capaz de romperse, algo que en este caso no es lo más adecuado.

Como ves, es muy fácil entender el gramaje. ¿Cómo lo sueles aplicar a tus proyectos?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.