Letra cursiva: fuentes que te recomendamos

Letra cursiva: fuentes

Cuando tienes que hacer un trabajo, publicar un libro, presentar un proyecto, la elección de la fuente correcta puede ser mucho más importante de lo que crees. Dependiendo del objetivo que quieras conseguir con esa tarea, podrás escoger una letra diferente, un estilo distinto. De hecho, una mala elección hará que las personas no terminen de conectar con el mensaje a transmitir. Y, muchas veces, obviamos los usos que pueden tener diferentes letras, como la letra cursiva y sus fuentes.

Para ayudarte a entender qué es la letra cursiva y darte opciones de fuentes de este tipo de letra, antes debes conocerla un poco más. Y eso es lo que vamos a hacer a continuación.

Qué es la letra cursiva

La letra cursiva: fuentes y características

La letra cursiva es también conocida como letra manuscrita o de carta. Se trata de una forma de escribir que se asemeja a como se escribe de verdad, con una inclinación de letras, con o sin concatenación de letras… Sin embargo, también reciben el nombre de letra cursiva las fuentes que están inclinadas a la derecha (letras itálicas o «bastardillas»).

Este tipo de letra ha existido desde cientos de años. De hecho, es la letra manuscrita la que se empezó a utilizar para escribir poemas, libros, etc. ya que antaño eran personas las que «copiaban» los textos para formar con ellos libros, y todos estaban escritos con esta letra.

Sin embargo, la que más se asemeja a la que ahora utilizamos proviene del siglo XVIII, donde podemos ver ejemplos de ella en pergaminos, escritos a mano con pluma y tinta.

Poco tiempo después, la aristocracia británica decidió grabar este tipo de letra en placas de cobre para que pudiera usarse para la impresión, y las florituras empezaron a adornar muchas publicaciones. De hecho, su auge estuvo en los años 70, y no se descarta que vuelva a estar de moda en poco tiempo.

La letra cursiva: fuentes y características

En la actualidad, la letra cursiva y sus fuentes se caracterizan por tener imperfecciones, que en sí mismas las hacen únicas, un estilo como si escribieras con pluma o pincel, y cargadas, en mayor o menor medida, de florituras.

Muchas de ellas son fáciles de leer, aunque hay otras que, debido a la inclinación y a la forma de escribirse, resultan ilegibles, sobre todo si no se utiliza un tamaño de letra grande.

Para qué se debe usar la letra cursiva

Al margen de que puedas usar la letra cursiva en fuentes diferentes, tanto gratuitas como de pago, lo cierto es que este tipo de escritura se utiliza con finalidades muy definidas. Por ejemplo:

  • Para poner palabras extranjeras: es habitual que, cuando escribes una frase que lleva una palabra escrita en otro idioma (francés, inglés, italiano…) en un texto español, esa palabra se coloque en cursiva.
  • Para colocar apodos, o palabras que sean seudónimos, no nombres reales.
  • En el caso de títulos, ya sean de películas, libros, etc.
  • Para nombres de especie, es decir, el nombre científico de un animal o planta.
  • Para nombres propios de medios de transporte (Orient Express, Renfe, Alsa…).
  • Si te refieres a nombres de fenómenos metereológicos (Filomena, Katrina…).
  • Para expresar una ironía.

Si bien esta es la norma de la letra cursiva y del uso de sus fuentes, lo cierto es que hay situaciones «especiales» en las que también puedes utilizarla. Por ejemplo, puede ser para situaciones formales, como puede ser escribir una invitación de boda, una carta romántica, o hacer una cabecera y títulos que llamen la atención, ya sea en una revista, un trabajo, un libro…

En las páginas web, o lo relacionado con el diseño, también puede considerarse utilizar cursivas. El problema es que este tipo de letra no es fácil de entender de un primer vistazo y, aunque visualmente es bonita, puede dificultar que llegue el mensaje, de ahí que muchos prefieran dejar este tipo de fuentes para lo “decorativo”.

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

A continuación hemos hecho un recopilatorio de algunas fuentes de letra cursiva que puedes utilizar en caso de que las necesites. Eso sí, recuerda que no hay que abusar de ellas ya que, si el diseño que vas a poner está recargado, la propia fuente puede ser demasiado para el conjunto final.

Estas son nuestras recomendaciones:

Dancing Script

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

De letra cursiva, es una de las fuentes más bonita que puedes utilizar. Tiene la ventaja de que, aunque las letras están unidas, y tiene alguna floritura, es fácil de leer y se entiende bien, por lo que podrías ponerla en blogs, publicaciones, etc.

Eso sí, no es muy formal que digamos, sino que está dentro de las fuentes cursivas informales. Aún así, puede ser bonita para tus proyectos, sobre todo si quieres que destaque por lo negrita que sale.

Allura

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

Allura es otra de las fuentes de letra cursiva que puedes usar. Es más clarita, como si escribieras a mano, además de que tiene más florituras. Aún así, sigue siendo una bastante legible. Lo único que, a veces, tendrás que darle un tamaño mayor de lo habitual para que se entienda bien.

Para logotipos, invitaciones, etc. puede ser perfecta.

Herr Von Muellerhoff

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

Empezamos con un tipo de fuente cursiva que ya va haciéndose un poco más difícil en su lectura, primero porque todas las letras están muy juntas, y segundo porque las inclina hacia la derecha. Junto con el diseño de la letra, pareciera como si cada palabra formara parte de un conjunto lleno de estilo.

Es bonita para frases cortas ya que si colocas un texto demasiado grande puede ser complicado de llegar al final con esta.

Precious

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

Si buscas un tipo de fuente cursiva que tenga mayúsculas llenas de rizos y diseños intrincados, esta puede ser una de las mejores. Y es que, mientras que las minúsculas se quedan elegantes y fáciles de leer, son las mayúsculas las que cautivarán a los usuarios cuando las vean.

Sobre todo te la recomendamos para títulos (por ejemplo en libros, capítulos…).

Popsies

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

¿Recuerdas que hay personas que cuando escriben no se les entiende bien lo que han puesto? Pues con Popsies puede imitar ese efecto, el hecho de llamar la atención porque realmente no sabes si pone una cosa u otra.

Es ideal para romper con el texto de siempre, para llamar la atención con la curiosidad de saber qué es lo que se ha puesto.

Agatha

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

De las letras cursivas, es una de las fuentes que más florituras y letras caligráficas te va a ofrecer. Y es que en ciertas letras te va a llenar de bucles, rizos y demás detalles que la hacen, en sí misma, la decoración completa de cualquier firma o título (sin que tengas que añadir nada más).

18th Century Kurrent

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

Esta fuente no te la recomendamos para un uso excesivo, debido a que es bastante difícil de leer, pero si le pones un tamaño adecuado y la utilizas para palabras sueltas (no más de 3) sí que puede resultar atractiva.

Eso sí, ten en cuenta que el enfoque que debes dar es el de poner un texto pero no importarte que no se lea, porque es el diseño en sí lo que debe captar al lector.

Lovely Coffee

Letra cursiva: fuentes que puedes utilizar

Esta fuente es una de las más limpias y de estilo. Y es que, aunque es cursiva, las florituras solo las deja en los extremos, haciendo que parezca que se enmarca por sí sola con las ondas y curvas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.