Partes de un logotipo

Partes de un logotipo

Un logotipo es uno de los trabajos que, como diseñador gráfico, más te pueden pedir. Al estar proliferando los negocios online, el logo se convierte en una parte fundamental para identificar una marca. Y quien dice marca dice tienda online, empresa, negocio, autónomo… Pero, ¿cuáles son las partes de un logotipo?

Hoy queremos hablarte de todo lo que debes saber sobre los logotipos, desde qué son hasta los tipos, partes y otros aspectos fundamentales que debes dominar acerca de ellos.

Qué es un logotipo

Qué es un logotipo

Lo primero que debemos decirte es que la palabra logotipo la llevas utilizando mal toda la vida. Los que estudian diseño gráfico saben que cuando alguien les pide un logotipo, en realidad lo que le están pidiendo es una identidad de marca, o imagen de marca. Es decir, algo que represente lo que hacen o venden y que visualmente llame la atención. Pero no es un logotipo.

Y es que un logotipo es un símbolo gráfico que va a estar relacionado con una marca, un producto, una tienda, un negocio, una empresa, un proyecto, etc. Pero como tal es solo un símbolo gráfico, concretamente una palabra con una tipografía. Ya está.

Eso es realmente el logotipo. Por ejemplo, Coca Cola es un logotipo. Zara es logotipo. Disney, Kellogg’s, Google son más ejemplos. Pero si te fijas en todos ellos, lo único que tienen en común es que representan a la marca a través de una tipografía. Solo eso.

Tipos de logotipos

Tipos de logotipos

En base a todo lo anterior, nos hemos dejado muchos “logotipos” en el camino. Y no porque no lo sean, sino porque son distintos de los que esa palabra encuadra. Por ejemplo, imagina el logo de Burger King. Este lleva una imagen, y dentro de la misma las palabras de la marca. ¿Es un logotipo? No. Lo mismo pasa con Apple, Starbucks…

Todos ellos pertenecen a otros tipos de logotipos. En concreto:

Isotipo

Se trata de un símbolo o imagen que permite reconocer la identidad de una marca, negocio, empresa, tienda… solo por esa imagen, sin necesidad de que haya un texto que lo acompañe.

¿Ejemplos de esto? Pues la manzana de Apple, la M de McDonald’s, Nike… En realidad hay muchas.

Imagotipo

En este caso te hablamos de una identidad que combina lo que sería el logotipo con una imagen o símbolo relacionado.

Ahora bien, cada una de las partes del logotipo se diferencian entre sí. Es decir, que puedes borrar el texto o eliminar la imagen y seguirá teniendo todo sentido. Funcionarán bien unidas o por separado.

Ejemplos de ellos puede ser Carrefour (donde tienen la imagen y el texto), Converse, Chanel, Spotify, LG, Adidas..

En este caso, las empresas pueden jugar fácilmente con su imagen o con el logotipo y así pueden dar más opciones a usarlas en publicidad.

De manera resumida podríamos decirte que el isologo es en realidad una combinación de símbolo y palabras agrupadas. Pero se distinguen de la anterior en que este conjunto no se puede dividir porque perdería la razón de ser.

Pongamos un ejemplo, imagina el logo de Starbucks. Si quitamos el texto, por sí sola la imagen no es lo suficiente para identificar la empresa. Más difícil. Pizza Hut, si quitamos el nombre solo se va a quedar con una especie de sombrero, pero nada más.

En el caso de Harley-Davidson pasaría igual. Quitando el nombre nos quedamos con un escudo simulando una señal de prohibidos escudos.

Baseline o Strapline

Realmente no sería un tipo de logo propiamente dicho, sino más bien un accesorio que se le incluye a los mismos. Pero aun así se puede identificar como tipo.

Con este nos referimos a las palabras o frases que acompañan debajo a la marca. Con ello se intenta describir la función del negocio, una forma de dar a entender algo que quizá con la marca no queda claro.

¿Ejemplos de este tipo? Puede ser Baseline (Creative Services), SynergyHealth (Our work protects your world), Nokia (Connecting people), Eurovision (Song Contest).

Partes de un logotipo

Partes de un logotipo

Visto todo lo anterior, podemos decir que las partes de un logo tienen que ver con los tipos que existen.

Y es que, si fuera solo un nombre, por ejemplo, sería un logotipo. Elisabet Vidal, Encarni Arcoya, Creativos, Yoigo. Todo eso son logotipos.

Ahora imagina que tienen un icono o una imagen. Las partes del logotipo serían:

  • Nombre (logotipo).
  • Icono o imagen (isotipo).

¿Un ejemplo? Podría ser la M de McDonald’s, o la manzana de Apple, el icono de Instagram, etc. Y sí, esto podría considerarse un imagotipo o incluso un isologo.

Vamos más allá. Imagina ahora un logo que tiene una imagen, un nombre y debajo una frase.

Las partes que tendrías aquí serían:

  • Nombre (logotipo).
  • Icono o imagen (isotipo o imagotipo).
  • Frase debajo (baseline o strapline).

¿Ejemplos de este tipo? Pues Pink Pomelo, Spartan o Elisabet Vidal.

Realmente las partes del logotipo en realidad son los tipos que existen, porque el logotipo en sí, si nos basamos en el concepto real de este, sería solo el nombre del producto o la marca y no habría más partes que la propia palabra que define la identidad de marca.

Consejos para crearlos

Sea cual sea el tipo de identidad corporativa que quieras utilizar, si es un logo, isotipo, imagotipo…, debes tener paciencia para encontrar la inspiración. A veces mirar ejemplos te puede ayudar a conocer, según el sector en que se va a crear el negocio, los colores o diseños de la competencia. No quiere decir que debas copiarlos, pero sí saber qué se identifica más para estos negocios.

Además, deberías prestar atención a:

  • La originalidad. Es decir, crear algo novedoso que ayude a destacar sobre todos los demás. Es cierto que implica mucha creatividad, pero a cambio puede romper límites y hacer despegar la imagen de marca mucho más allá.
  • Enfocarse en los usuarios. Es un tema que cada vez marca más a las empresas,el buyer persona y la experiencia de usuario son dos puntos muy importantes que, si logras unificarlos en tu diseño conseguirá un efecto aún más exitoso.
  • Color y tipografía. El color de las imágenes, del texto, el tipo de fuente en este… Los propios colores pueden representar sectores, pero también estados y emociones. Unidas a una tipografía adecuada puede dar con el logotipo perfecto.
  • Captar la atención. Esto se consigue con todo lo anterior, pero sobre todo usando diseños que sean fáciles de recordar y simples, porque así tendrás muchas más oportunidades de que te identifiquen.

¿Dudas sobre las partes de un logotipo? ¡Pregúntanos!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.