Principios del diseño gráfico

Principios del diseño gráfico

¿Has oído hablar alguna vez de los principios del diseño gráfico? Estos son como una especie de reglas que cualquier profesional que se dedique al diseño gráfico debe seguir en todos sus proyectos. Pero, ¿sabes cuáles son?

Si no has oído hablar de ellos, o bien te has olvidado de alguno, a continuación vamos a hablarte de todos los que existen y que deberías remarcarte en tus proyectos siempre.

De dónde vienen los principios del diseño gráfico

De dónde vienen los principios del diseño gráfico

Debes saber que los principios del diseño gráfico no es algo que se hayan inventado. En realidad están basados en las 13 leyes de Gestalt quien determinó que esos 13 puntos eran los más importantes y los que encuadran los llamados principios de la percepción humana.

Estos son:

  • Totalidad
  • Estructura
  • Dialéctica
  • Contraste
  • Cierre
  • Complexión
  • Pregnancia
  • Invariancia topológica
  • Enmascaramiento
  • Principio de Birkhoff
  • Proximidad
  • Memoria
  • Jerarquización

Básicamente tratan de establecer un todo sobre lo que percibimos visualmente. Por este motivo los principios del diseño gráfico se basan en estos.

¿Y cuáles son esos principios del diseño gráfico?

¿Y cuáles son esos principios del diseño gráfico?

En distintas publicaciones nos dicen que son seis. Otros hablan de siete principios. Aquí te detallamos los que son.

Alineación

Empezamos por un principio que permite que el texto, con el resto del diseño, se vea correcto y adecuado. En otras palabras, alineado.

De esta forma, lo que conseguimos es mantener el orden entre los elementos, al mismo tiempo que nos permite combinarlos para que se vean como si fueran uno solo.

Es como si tuvieran una línea que los uniera y, con la alineación, se consiguiera esto.

Un ejemplo es si alineamos todo a la izquierda y a la derecha, o si alineamos al centro haciendo que parezca que el diseño sobresale del proyecto mientras que los otros elementos a los lados le damos profundidad (creando así un efecto 3D).

Equilibrio

En diseño gráfico, el equilibrio no es que pongas los mismos elementos a los lados para que se vea igual, significa que debes controlar el «peso visual». Es decir, que tienes que crear un equilibrio en su conjunto.

Cuando lo consigues, el usuarios podrá enfocar su mirada en los puntos que tú quieras, en esos que has dado más importancia sin que parezca que estás priorizando un espacio frente a otro. Además, es capaz de evocar emociones.

Un ejemplo de esto podría ser cuando colocamos unos elementos a la izquierda y a la derecha debes colocar algo para compensar (y que las miradas no se vayan solo a la izquierda, sino que contemplen todo el diseño).

Énfasis

El énfasis podemos definirlo como esa parte del diseño que queremos que sea el protagonista de todo el conjunto. Por ejemplo, si quieres crear un cartel para una feria del libro, lo que debería tener más protagonismo es un libro, una mujer leyendo, un hombre viendo una librería… Pero los libros son los que deben llamar la atención.

También podría ser el título de ese cartel. El nombre de la feria, o incluso la fecha y dónde va a celebrarse.

Contraste

Con el contraste puedes conseguir resaltar una parte del diseño, es decir, lograr algo llamativo, que cautive al usuario cuando lo vea. Puede ser una imagen, un texto, una tipografía u otro elemento.

Lo más habitual es utilizar contrastes de colores para permitir diferenciar y al mismo tiempo enfatizar.

Por ejemplo, imagina que tuvieras que hacer un cartel en tonos azules. Si lo pones así no vas a lograr ningún contraste y, debido a los colores, puede ser que pase desapercibido. Ahora imagina el mismo cartel en azul pero con algunos elementos en blanco y en amarillo. ¿a que destacaría más? Pues eso es lo que sería el contraste.

Proporción

Por proporción debes entender el tamaño visual y el peso de los elementos que has usado en el diseño. Es decir, por el conjunto total de los elementos para saber si están demasiado grandes, si son muy pequeños, o si está demasiado recargado.

Cuando todos los elementos tienen el tamaño correcto y la ubicación exacta, entonces se dice que la proporción es la correcta. Esta en realidad la puedes conseguir con la alineación y el equilibrio.

Espacio en blanco

Cuando haces un diseño, lo que no puedes pensar es que necesitas rellenarlo todo. Es necesario también tener espacios en blanco, también llamados espacios negativos. ¿Por qué? Porque permite que la obra «respire», que no se vea tan recargada.

Por si no lo sabes, ese espacio en blanco sirve para crear una organización y una jerarquía. Es como si le dijeras a los que vean el diseño dónde tienes que centrarte y dónde puedes relajarte.

Repetición

No pienses que la repetición está mal. A veces es necesaria para evitar cargar demasiado el diseño. Normalmente esto se produce con los colores o las tipografías, aunque también puede darse el caso con las imágenes.

Eso sí, no hay que abusar de la repetición. Tienes que verla como un elemento que va a reforzar el reconocimiento de una marca, de un elemento, de un producto, etc.

Movimiento

Este principio no siempre se utiliza, pero aquellos que son expertos en hacerlo consiguen que cualquier proyecto parezca que tiene vida. Y eso es muy importante porque hará que quien lo vea no pueda apartar la mirada.

Pero para conseguir el movimiento tienes que hacer que todos los elementos se compaginen y al mismo tiempo crean un efecto visual que parezca que se mueven. Para ello, hay que trabajar no solo con este, sino también con el equilibrio, el contraste y la alineación.

No siempre lo podrás conseguir, pero en carteles de música, o aquellos que sean de actividades «movidas» siempre puedes probar a crear este efecto.

Cómo se usan

Cómo se usan los principios

Ahora que conoces cuáles son los principios del diseño gráfico debes saber que los proyectos no tienen por qué seguir todos los principios a rajatabla. Lo normal es que se ignoren 1-2 de ellos para conseguir un resultado impactante. Lo que sí debes tener claro es que todo diseño debe comunicar. Si eso lo pierdes, por muy bueno que pienses que es, no va a servirte de mucho.

Además, si estás empezando, no es aconsejable que obvies estas reglas. Primero debes aprender a usarlas de manera correcta para, con experiencia, saber hasta dónde puedes permitirte saltártelas.

¿Te quedan claros los principios del diseño gráfico?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.