10 anuncios que revolucionaron el mundo

La historia visual del mundo está tintada por la influencia del séptimo arte, la fotografía, todas las artes plásticas y por supuesto también de la publicidad. Y es que del mismo modo que una película mítica queda anclada en una especie de presente constante, las mejores piezas y campañas publicitarias también parecen quedar congeladas en el tiempo, siempre de actualidad. Al fin y al cabo es otro arte más (aunque por supuesto en una élite mucho más mercadotécnica).

Un buen ejemplo es la selección que hecho la página Business Insider con anuncios que marcaron un antes y un después y casi hicieron estremecer al mundo. De hecho, estas piezas aún hoy continúan vivas, puesto que siguen siendo utilizadas y rememoradas en diferentes formas. Si te interesa el tema, te recomiendo que eches un ojo a 25 slogans que marcaron un antes y un después.

Sunkist Orange Juice. 1907.

En los albores del siglo XX hubo un excedente abrumador de naranjas en el sector de de la agricultura. California se vio en un problema ya que recolectaron muchísimas más frutas de las que se podrían vender. ¿La solución? Apareció en 1907 bajo una estrategia sin precedentes: Dotar de popularidad y fuerza a la fruta en cuestión a través de un nuevo tratamiento y forma de presentación. Hablamos del zumo de naranja. Este cartel pertenece a dicha campaña desarrollada por la agencia Lord & Thomas.

I want you. 1916.

El mítico Tío Sam adquirió especial popularidad hacia la I Guerra Mundial, aunque su nacimiento como concepto tuvo su origen en la guerra de 1812. Se trata de la personificación de los Estados Unidos perfectamente diseñada para motivar a los más jóvenes a entrar en las trincheras y perder la vida. Tuvo un impacto abrumador, hasta el punto de que se imprimiesen más de cuatro millones de ejemplares entre 1917 y 1918 de la versión más famosa, que es esta que tenemos aquí.

We can do it! 1942.

Contamos con un referente masculino perfectamente diseñado para conectar con los jóvenes y convencerlos de participar en una guerra. Por supuesto después del experimento publicitario y la obtención de unos resultados de éxito entre la población y su compromiso con la I Guerra Mundial, se contaba con una buena base para trabajar en la otra cara de la moneda. Hacia la II Guerra Mundial apareció el símbolo de mujer fuerte que se introduce en el mundo laboral y marca su territorio. Estos conceptos se asociaron con la Gran Guerra para que motivar a las trabajadoras de las fábricas de Westinghouse Electric que harían los cascos que llevaría el ejército. Tres décadas después este icono resurgió como un hito del feminismo y resurgir de las mujeres. Actualmente sigue siendo empleada por su carga significativa por diversidad de artistas y empresas. Por ejemplo, Beyoncé.

Diamonds are forever. 1947.

Que hoy día utilicemos anillos de diamantes como símbolo protagónico del ritual matrimonial también tiene su origen en la publicidad. Nos situamos en la Gran Depresión con la empresa De Beers que extraía y tallaba diamantes que al verse en una crisis de tal magnitud se vieron en un estado crítico a nivel empresrial. Contrataron entonces a la agencia N. W. Ayer quien desarrolló una estrategia sublime: La asociación del diamante a la alta alcurnia y al romanticismo. Desde entonces venderían los diamantes a las familias más ricas.

Give yourself a coffee break! 1952.

Si hablamos de esas campañas publicitarias que cambiaron los hábitos de toda la población mundial. no podemos pasar por alto la que llevó a cabo la PanAmerican Coffee Bureau. Ellos analizaron la vida del trabajador medio introducir en ellos un producto que saciase una de las necesidades más evidentes: Relajarse y descansar en mitad de la jornada laboral. “Give yourself a coffe-break” se convirtió en un mito para los jornaleros de todo el mundo y convirtió al café en un ritual imprescindible en cualquier empresa.

The Marlboro Man. 1954.

Aunque Marlboro en un principio era una marca que estaba destinada a las mujeres, cuando hacia los años 50 se hicieron evidentes los daños que el tabaco provocaba en la salud la cantidad de consumidores cayó vertiginosamente. Tenían que hacer algo. Phillips Morris & Co tuvo que desarrollar una estrategia para conseguir más clientes: Venderlos también para hombres.  The Marlboro Man fue la respuesta ante dicha crisis y que construyó la agencia Leo Burnett Worldwide. Sus creadores aseguraron que fumar cigarros con filtro, que se inventaron en esta época para reducir el daño del la droga, también era cosa de hombres. ¿Moral? ¿Traficar con la salud de millones de personas? Esto ya es otro tema, pero obtuvieron su objetivo.

Think Small. 1959.

Hacia la década de los cincuenta se produjo la ola del consumismo masivo y la agencia Doyle Dane Bernbach revolucionó la forma de dirigirse al público. Mientras que otras campañas se centraban en la promoción de productos y vehículos de lujo, Volkswagen decidió potenciar su versión más pequeña y funcional porque sabía que llegaría a un público más elevado en un momento de boom consumista como aquel.

 

 

El anuncio de Apple para la Super Bowl de 1984.

Apple no podía faltar en esta selección y es que la compañía a través de la Super Bowl de 1984 dio a conocer su ordenador personal Macintosh y afirmaba que aquel año sería el nacimiento de la tecnología y revolucionaría el mundo para siempre.

Just do it. 1988.

El primer anuncio en el que Nike presentaba el eslogan “Just do it” mostraba al deportista Walt Stack corriendo por el puente Golden Gate en mitad de su carrera diaria de entrenamiento. Fue algo sencillo, rápido y motivador: La gente debía proponerse nuevas metas y trabajar para cumplirlas. Ha llovido mucho desde entonces, en concreto 25 años y todavía sigue brillando por su efectividad.

Red Bull Stratos. 2012.

Fue una de las campañas más salvajes que se han hecho hasta hoy. Octubre de 2012. Felix Baumgartner se lanza desde más de 38 kilómetros de distancia sobre el planeta Tierra para promocionar a la marca Red Bull. Una estrategia inmejorable. Un evento sorprendente, un acontecimiento impactante que al mismo tiempo era Red Bull.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.